Quien escribe, corriendo más rápido que sus excusas. NY, Diciembre 2014.
Nicko Nogués
Dec 28, 2014 · 5 min read

Nos pasamos la vida hablando de propósitos, haciendo listas la mayoría de veces mentales sobre aquello que nos gustaría cambiar o mejorar de nuestras vidas. Lo hacemos todo el año y generalmente de manera inconsciente, aunque es por Navidad y Fin de Año cuando nos regalamos el intentar asumirlo.

Pero seamos honestos: todos sabemos que la mayoría de esos propósitos se quedan en dicha lista: una especie de universo paralelo de una vida posiblemente mejor que nunca llega y que vivirá por siempre en esa hoja que pintaba muy bien, pero que en el mejor de los casos acabará pudriéndose en un cajón y tarde o temprano en la basura.

Como en toda historia, en ésta tus propósitos tienen un antagonista. Se llaman excusas y son el camino más corto a ese agujero negro que no entiende de tiempo o espacio pero donde es probable que acabe tu potencial otra vida si no haces algo al respecto. De verdad: NO necesitamos más tiempo, sino menos excusas.

Y allí es cuando todos, sin excepción, tenemos la posibilidad de usar uno de nuestros más grandes Súper Poderes: Decidir. Paradójicamente y como bien sabes, no hacerlo ya implica la decisión de obviarlo: no decidir ya es una decisión, así que es imposible ignorarlo. Tal vez por eso sea uno de nuestros dones más preciados.

Decidir a veces da miedo pero todos, sin excepción, nacemos llorando, así que lo peor que nos puede pasar es volver a hacerlo porque no tomamos una buena decisión, aunque con perspectiva, nos demos cuenta de que siempre acabamos tomando, sino la mejor, sí la decisión adecuada, ésa que por cercanía nos puede quemar en su momento, pero que con el tiempo nos (de)muestra aprendizajes y nos brinda la oportunidad de convertir nuestra fuerza en poder, transformar nuestro miedo en amor y nuestras emociones en sentimientos. Hacerlo o no es, de nuevo, decisión nuestra.

Quienes me conocen saben lo fan que soy del Hacer: #HACERisthenewDECIR, pienso, pero hay muchas formas de hacerlo. Para mí, la mejor de todas es hacer lo que sea que hagas con intención y sentimiento. Ser lo que haces en cada momento es la clave. Suena simple pero no es fácil. Convertirlo en una cotidianeidad incorporándolo a tu vida diaria, creo, debe de ser lo más parecido a encontrar la felicidad.

¡Ah! Ya salió esa maldita palabra, dirás. Felicidad. Y tienes razón, vaya concepto. Si eres de los que le tiene alergia a siquiera mencionarlo, o simplemente no estás pasando un buen momento ahí te va un dato: literalmente, cada día es un día nuevo para todos. Aunque no te des cuenta, es un fact la renovación que experimenta tu cuerpo a diario. Por ejemplo, cada 20 días tu sangre cambia por completo, cada 21 días regeneran las células de tu intestino delgado (por eso tantos tratamientos y programas duran 21 días, como por ejemplo #21DíasdeBondad) y en apenas 7 años tu esqueleto se renueva en su totalidad.

Casi sin proponértelo, una nueva vida te espera cada día, y puede que hasta sea mejor. No puedes evitar cambiar porque el cambio forma intrínsecamente parte de la vida, así que si a la persona que eres hoy le sale sarpullidos con sólo leer la palabra “Felicidad”, intenta que la nueva persona que serás mañana la mire con otros ojos, a ver qué pasa.

Te lo dice un tipo que está aprendiendo a ser menos infeliz observando a gente que parece sentirse bien y que empezó su nueva Vida el año pasado por estas fechas, cuando decidió renunciar a un trabajo muy cómodo como Director General Creativo de una agencia de publicidad para fundar su propia aventura llamada MIRACLE, la primera agencia de Bondad del mundo (perdón si suena prepotente pero es que es bien cierto). Un año después, puedo decir que lo volvería a hacer sin dudarlo, y de hecho, ya lo estoy haciendo.

Y es que no vean vaya bendito/ maldito año: más de 110,000 km recorridos, cientos de call conferences (gracias Skype & HangOut por existir), Proyectazos que me siguen haciendo crecer como profesional pero sobre todo como persona en México, Chile, Argentina y EEUU, no sé cuántas charlas en sí sé cuántas ciudades de unos-cuantos-varios-muchos-países, aunque menos que unas-varias-buenas lecciones vitales, cinco personas de esas que te dan más vida, una que te la quita, tantas lágrimas como sonrisas, unos cuantos Personajazos y Seres Entrañables, dos Másters, uno en “Incertidumbre & Paciencia” y el otro en “Miedo + Valentía”, otra Mudanza y… Así es este 2014 que ya se va pero que definitivamente se queda en un lugar destacado de estas alborotadas greñas. Como dice el Sabio, ayer la regla era buscar un empleo, hoy simplemente hay que inventar el empleo en el que uno quiere trabajar*. Yo ya lo hice porque de nuevo, somos nosotros quienes decidimos.

Cualquier momento es bueno para decidir pero Enero, por ser el primer mes del año, es una gran oportunidad para darnos cuenta de quiénes estamos siendo. También para renacer, redescubrirnos como personas y recordarnos de qué tipo queremos ser. Porque a pesar de las 7,200 millones de almas que dicen ya somos en el mundo, al final sólo hay dos tipos de personas: están las que son y hacen y las que aparentan ser y dicen que hacen.

Mi deseo para este año es que mis propósitos corran más rápido que mis excusas. Y aunque no te conozca personalmente, algo me dice que tal vez un día nos crucemos, puede que incluso este año, así que quiero aprovechar esta oportunidad para desearte lo mismo:

Que tengas un 2015 donde lo des todo y hagas desde el corazón aquello que te haga sentir Vivo. Que este año saques a relucir tus rarezas porque hoy más que nunca el mundo necesita verlas, que le des prioridad a todo lo que no tengas que pagar con tu tiempo, que des más de lo que pides, y que asumas que en esta vida al final todos venimos a aprender las mismas cosas y que la cosa está en cuánto tiempo tardamos en decidir aprenderlas.

Eso fue lo que viví este año y visto así, siento que definitivamente otra Vida es Decidible. Tú decides si te propones vivirla.

*Thomas Friedman

Nicko Nogués

Written by

Founder & Chief Creator Activist at @IS_A_MIRACLE, the first Kindness Company | The guy behind #HaceristhenewDecir + #21DíasdeBondad | International Speaker

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade