Los Millennials… son infelices?

Nico Garcia
Jan 22, 2017 · 5 min read

Guía práctica para entender a los de la Generación Y

Conozcan a Blah. A fines prácticos de contar una historia, Blah puede ser un chico o una chica, tu hijo, tu hija, hermano o hermana, ya me entendés.

Blah es miembro del club tan de moda, como enigmático, llamado Generación Y. Este club al que solo pueden entrar aquellos que nacieron entre mediados de 1980 y hasta finales de 1990, es casi diría yo, una especie de masonería 2.0.

Con la petite nuance que en vez de la escuadra y el compás, sus símbolos son divertidos filtros de Snapchat que te ponen nariz y oreja de perro cuando te sacás una selfie. Lejos quedó aquella estructura jerárquica de la fraternidad masónica, la Generación Y organiza sus rangos a partir de cantidad de seguidores en Twitter y Me gusta en Instagram y sus logias se limitan a grupos de Whatsapp, con significativamente menos intensiones filantrópicas.

Además de miembro del club Y, Blah es parte de la cultura “Yuppie” -acrónimo para “Young Urban Professional”- o joven trabajador que vive en la ciudad (una de las características más comunes en los Millennials).

Algunos sociólogos modernos diseccionaron aún más a los Yuppies y crearon el término GYPSY, que viene del inglés Generation Y Protagonist & Special Yuppies. Una raza especial de Yuppies que piensan que son el personaje principal en una historia única y especial: su vida.

Volviendo a Blah. Blah, de hecho disfruta su vida de GYPSY, pero con un único problema:

Blah es medio infeliz.

Para entender el por qué de esta infelicidad, necesitamos entender los factores que hacen que una persona sea feliz o infeliz. Todo se remite a una simple fórmula:

Felicidad = Realidad-Expectativa

Cuando la realidad de la vida de una persona es mejor de lo que se imaginaba, esta persona es feliz. Y cuando la realidad resulta ser peor o no llega a sus expectativas, esta persona es infeliz.

Para dar un poco más de contexto, hablemos de los padres de Blah:

Los padres de Blah nacieron allá por 1950. Por lo tanto son Baby Boomers. Ellos fueron criados por los abuelos de Blah, quienes son miembros de la G.I Generation o “The Greatest Generation” quienes crecieron durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. En definitiva, no eran GYPSYS.

Los abuelos de Blah estaban obsesionados con encontrar seguridad económica para sus familias y así criaron a los padres de Blah: construir sus carreras profesionales sobre caminos prácticos, firmes y seguros. Los abuelos de Blah educaron a sus hijos para que su pasto sea más verde que el de ellos. Les metieron la idea de que no había nada que les podía detener en conseguir ese próspero y verde césped, pero para que esto sucediera, había que trabajar mucho por mucho tiempo.

Luego de graduarse en la universidad y ser unos hippies insufribles durante su juventud, los padres de Blah se embarcaron en sus carreras profesionales. En los años 70, 80 y 90 la economía mundial entró en una etapa de crecimiento sin precedentes. ¡A los padres de Blah les fue mucho mejor de lo que se imaginaban! Esto les dejó una sensación de gratificación y optimismo.

Ya con una sensación y una experiencia de vida más positiva que sus padres, los papás de Blah criaron a sus hijos con esa misma sensación de optimismo e infinitas posibilidades. Y no estaban solos. Millones de padres Baby Boomers alrededor del mundo también estaban educando a sus hijos bajo la premisa de que “todo era posible” y así construían la identidad de este protagonista que se siente super especial.

Esto dejó a los GYPSYS con tal sensación de esperanza acerca de sus carreras profesionales a tal punto aquel verde césped que sus padres añoraban ya no era suficiente. El de ellos era aún más verde, tenía flores, un arcoiris y hasta un unicornio.

Esto nos lleva al primer dato acerca de los Millennials:

Los Millennials son salvajemente ambiciosos

Los Millennials necesitan que sus carreras les retribuyan mucho más que un lindo césped verde de seguridad y prosperidad. De hecho, este césped verde no tiene nada de especial o único. Mientras que los Baby Boomers buscaban vivir el Sueño Americano, los Millennials hoy en día buscan vivir El Sueño Personal de Cada Uno.

Cal Newport, columnista del Harvard Business Review nos muestra un dato genial: utilizando la herramienta Google Ngram, que nos muestra como una frase o palabra se ha utilizado en artículos periodísticos a lo largo de la historia, encontramos que la frase “carrera segura” se ha dejado de usar enormemente desde 1985 al 2005, mientras que “a fulfilling career” (la traducción sería algo así como “una carrera que genere plenitud”) ha crecido casi de forma exponencial en los últimos 20 años.

Cantidad de veces que “Una carrera segura” era usado en publicaciones periodísticas
Cantidad de veces que “a fulfilling career” era utilizado en publicaciones

¿Qué significa esto? Los Millennials quieren prosperidad económica tanto como querían sus padres, pero TAMBIÉN quieren una carrera que les llene y genere plenitud personal y profesional.

Dato número dos sobre los Millennials:

Los Millennials tienen serios problemas de desfase de realidad.

Encima que la Generación Y ya salió de por si más ambiciosa y quieren jardines con cesped verde, flores y unicornios vomitando arcoiris, cada Millennial piensa que está indefectiblemente destinado/a a algo aún mucho mejor, por lo tanto, no deben contentarse con algo menos.

Este “desfase de realidad” está influenciado en parte por historias de éxito de otros Millennials tipo Mark Zuckerbeg, Justin Bieber o Youtubers que ganan fortunas grabando cuando juegan Play Station o se graban recorrer el mundo, viajando en primera clase y quedándose en la suite presidencial de un hotel de cinco estrellas en Maldivas.

Paul Harvey, profesor de la Universidad de New Hampshire, investigó a los GYPSYs y concluyó que los Millennials tienen una “expectativa irreal y fuerte resistencia para aceptar el feedback negativo” y “una visión sobre-inflada de si mismos”. Harvey dice que gran parte del origen de estas frustraciones son las expectativas no alcanzadas, tal así que muchas veces los Millennials se sienten que deben mantener -y demostrar- un nivel de vida y éxito que muchas veces no están alineados con sus ‘skillsets’ -o habilidades- que aún no han sido desarrolladas completamente”.

Entonces queda la duda de ¿Quieren los Millennials dominar el mundo o se contentan con recorrerlo para subir buenas fotos a Instagram y tener muchos Likes?

Pero hay luz al final del túnel.

La buena noticia es que esto tiene una solución: Los Millennials necesitan una conversación más profunda, honesta y sincera acerca del camino que quieren tomar para encontrar su norte profesional.

Durante esos primeros años donde los jóvenes trabajan más horas y ganan menos que el sueldo mínimo, pareciera que el dogma de “seguir tus sueños” diría que este trabajo forzado -que para ellos- roza la esclavitud, definitivamente no es parte del camino a su sueño y debe abandonar de inmediato. Simplemente se necesita una discusión más profunda para poder explicar (y hacer entender) que el valor que genera esta primera etapa laboral, es la que ayudará a construir las bases y los pilares sobre las cuales se construirá su carrera.

Nico Garcia

Written by

Publicista. Amateur profesional.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade