El skater del verano

Seis vacaciones seguidas mi padre me manda a lo de mis parientes en Tel Aviv. Lo más importante que aprendo es a andar en skate con mi primo. Ando por primera vez en un bowl de cemento. Una pileta vacía que se llena de chicos cuando baja el sol.

Todos los veranos aparece un pibe más grande que nos alucina. Su patineta es única: madera clara, blanda y ruedas rojas. Lo vemos una vez al principio y otra vez al final de cada temporada.

Maneja un jeep verde del ejército. Tiene la piel quemada por el sol y anda en cuero y en shorts de fútbol de la selección de Jamaica.

Va por la pista haciendo un recorrido con la forma de un 8 acostado y alargado, como el símbolo del infinito. Siempre hace lo mismo.

Valentin en el skatepark del cielo, 2014. Gicovate 📸📷

Agarra velocidad. Cada vuelta, más velocidad. El pelo rubio flamea hacia atrás por el viento. Es hermoso verlo balancearse. Las medias blancas de toalla a la altura de la rodilla parecen las líneas blancas que en la noche muestran el camino a Haifa.

No patea. Se mantiene en circulación moviéndose a favor de la gravedad y del piso. Es mucho más lindo mirarlo que andar. Por algo, cuando llega, la pista queda vacía al instante. Se transformó en una leyenda.

Su novia, la misma todos los veranos, se queda sentada en el auto. No le presta mucha atención. La música en el jeep está al taco.

¿Cuánto tiempo da vueltas sobre la pista? No tengo idea. De repente, cuando llega a la parte honda, en lugar de dar el giro para retomar el infinito, sigue derecho por sobre la pared combada del bowl y da un salto descomunal. Deja volar la patineta para delante y pega una vuelta carnero en el aire. Cae parado sobre el pasto. Levanta la patineta y se va con su novia en el jeep.

Admirás lo que se desvanece. Lo veo una última vez. Las ruedas rojas de su skate rugen con suavidad. En lugar de dar una vuelta carnero, sigue subiendo por el aire hasta que lo pierdo de vista en el cielo como a un globo aerostático .

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.