Spotify me muestra la semana pasada “mi año en música”. Porque estamos en Diciembre, y en Diciembre es el mes en que evaluamos nuestro año. La fecha exacta: Viernes 6 de Diciembre. Cuando falta casi un mes para que termine el año. Un mes de 12 que pasaron volando, obvio. Pero me pongo a pensar, ¿por qué Spotify me está mostrando lo que más escuche este año cuando todavía falta tanto tiempo para que sea el 2020? Encuentro un patrón conocido — el famoso “quiero que sea Viernes”, “quiero que sea fin de mes ya”, “quiero que sea Enero así me voy para afuera”, “quiero que llegue el Jueves así ya me saqué de arriba el examen”, entre otras.

Lo que decimos conscientemente habla de quienes somos, pero lo que decimos inconscientemente, disfrazado, a veces casi como muletilla, que sale sin pensar, dice a veces mucho más. ¿Por qué todo el tiempo deseamos que sea otro momento en el futuro?

Quizás sea porque nos ponemos metas, objetivos a cumplir, que evaluaremos en un futuro y nos sentiremos bien sabiendo que hemos cumplido. O quizás porque estamos transitando un dolor, una incomodidad. Queremos que sea el día siguiente al examen para haberlo dado, haberlo salvado, y habernos quitado la responsabilidad de estudiar, sabiendo que al día siguiente podemos estar todo el día echados viendo Netflix sin culpa.

A veces esta actitud de desear que el momento presente sea un momento futuro me hace acordar a la película Click, donde el personaje principal se hace de un control remoto que le permite adelantar el tiempo, aumentando la velocidad de la realidad. La cuestión es que el control es “inteligente” y aprende qué cosas el protagonista quiere evitar en su vida, y automáticamente las acelera, ahora sin intervención humana, sólo para convertir una vida que ya es corta en un santiamén.

Image for post
Image for post
Tracy Bennett/Columbia Pictures

Cuando me escucho a mí mismo decir una de esas frases, paro la oreja, y me pongo a pensar por qué quiero eso. ¿Qué esta pasando en ese momento que me hace no querer estar ahí? ¿Cómo puedo aliviar ese dolor? Y también, ¿cómo puedo traer parte de la alegría o la calma que me promete ese tiempo futuro a este momento? Quizás puedo ver los temas que tengo que estudiar, y armar un plan para que me quede ese huequito para escaparme hasta la rambla, salir a cenar, mirarme un episodio de la serie en Netflix, ir hasta un cafe y leerme 15 páginas de una novela.

No deseemos que se pase el tiempo. Cuando haya pasado, quizás no vamos a querer las obligaciones que tuvo, pero sí vamos a querer esos minutos de vuelta. Pero no van a volver. Hagamos más lindo lo que está pasando ahora para que se parezca más al Viernes.

Y para lo que queda del año, una propuesta: escuchá cosas nuevas en Spotify. Abrí la cancha, y demostrales que el año no terminó aún — que podés seguir creciendo y expandiendo los horizontes.

Written by

Computer Science Engineer, Teaching at @ucuoficial, Co-Founder of @onlabsocial

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store