Las Relaciones Laborales, ¿Como un acto de dominación a las masas?

Las relaciones laborales, tienen precedencia desde que el hombre acepto que existían labores las cuales no podía o bien no quería realizar por sí mismos y los trabajos remunerados o asalariados, comenzaron cuando el humano acepto que el ser humano realizaría las labores a través de un valor a cambio de su fuerza de trabajo.

Podemos remontarnos al tiempos post modernos o bien a tiempos de la esclavización, donde el ser humano era obligado a realizar actividades sin pago por su esfuerzo realizado, para beneficiar a los más privilegiados, recordemos el tiempo del feudalismo donde el poder económico, lo manejaba la monarquía, que solo menos cavaba el trabajo de los individuos, esto fue evidentemente en evolución, el ser humano se empodero y quebranto la servidumbre, comenzando la modernidad donde se exigió a punta de espada a través de la revolución, paso a los primeros vestigios de democracia y de protección en derechos al trabajador, donde se exigió el pago por las actividades realizadas que si bien en un principio no eran bien pagadas han ido evolucionando hasta llegar al día de hoy que existen, remuneraciones, sueldos mínimos, seguros de cesantía, códigos del trabajo e instituciones que supervisan la relación laboral entre los individuos.

Después de este breve repaso por la evolución que han tenido las relaciones laborales podemos mencionar que evidentemente las relaciones laborales han sido bastante volubles ya que, si bien han alcanzado un peak en tiempos modernos con la integración de los derechos del trabajador que forman el mejoramiento en las relaciones laborales, donde se desea que las condiciones y las oportunidades sean equitativas para todas las personas, pero realmente pareciera que estamos a puertas de una nueva crisis estructural en cuanto a las protecciones y estabilidades en las relaciones de empleo y por lo tanto en la creación de una sociedad que cada vez es más inequitativa en lo socio-económico.

¿Porque digo esto?, Sin dudas debido a las nuevas tecnologías, la nueva civilización industrializada y este mundo capitalista nos a traído nuevas formas de negociar y se han integrado nuevas formas de emplear que han tornado la relación laboral mucho más inestable y de carácter temporal donde las bonificaciones y seguridades hacia los trabajadores por parte de los empleadores se han tornado cada vez más inadmisible.

No podemos negar que estas nuevas formas de hacer empleo, nos han traído nuevas “precarizaciones”, (parte de estas precarizaciones son la duración en los empleos “la rotación en empleos”, formas de contrato más flexibles, vínculos inestables entre empleados y empleadores, remuneraciones inestables, falta de subsidios, desprotección, entre otros aspectos) es decir nuevas formas de marginalizaciones en los individuos. Por otra parte existen empleos que antes eran muy requeridos hoy en día han quedado en el recuerdo, lo que a traído Cesantía y ¿por qué no admitirlo?, Pobreza y vulnerabilidad en ciertos sectores de la población, que nos ha dejado una sociedad cada vez más desigual donde los pobres se han empobrecido cada vez más y los ricos se han enriquecido más, quedándose con gran parte de PIB, “Producto Interno Bruto” del país, lo que nos ha traído la incapacidad de dar soluciones a problemas económicos de décadas pasadas ya que han evolucionado cada vez más.

Las mutaciones del proceso productivo, nos han dado una gran suma de avances tecnológicos que si bien nos han dado múltiples comodidades en la vida cotidiana nos han traído precariedad en los empleos, la gente es contratada temporalmente sin seguros sociales y previsionales, que impiden que los individuos encuentren estabilidad en sus ocupaciones.

Lo cual nos trae algo nuevo, “Mercado Total” le llaman, (Comprar y vender todo) que apunta a las nuevas formas de hacer dinero que están direccionadas hacia generar ingresos por cuenta propia, que da lugar a emprendimientos que, si bien estabilizan la brecha de ingresos, nos deja una empleabilidad no normada o bien podemos llamarla como “mano de obra desprotegida”, donde el estado no se hace cargo de ese trabajador.

Ahora bien, no debemos estar en contra de los nuevos emprendimientos de hecho debemos incentivarlos, pero lo que no debemos consentir bajo ninguna circunstancia es el que esos nuevos emprendimientos queden desprotegidos de lo social y previsional. Lo que nos dibuja un nuevo desafío, lo cual el gobierno puede estar dando respuesta con la integración del APV, Ahorro Previsional Voluntario, entre otras.

Esto nos hace chocar con otra problemática que tiene que ver con el poder de adquisición que al ver cada vez más empleos precarios o bien, no normados nos deja altas tasas de sobre endeudamiento en la población, que por contra parte nos deja pocas probabilidades de acceder a préstamos que cada vez suben más sus tasas de interés.

El Modelo Bienestar”, es un concepto político que tiene que ver ampliamente con que el gobierno se hace cargo de los servicios y derechos de una gran parte de la población, donde la sociedad este con igualdad de derechos y deberes y con igualdad de oportunidades y acceso a bienes, Lo cual es totalmente opuesto a nuestra realidad como chilenos, donde vemos que el gobierno soluciona las problemáticas de la población a través de subsidios, subsidiar ayudas sociales, subsidiar salud, subsidiar educación, subsidiar derechos que antiguamente se acostumbraba a que fuera la constitución y las leyes del estado rigieran la equidad y que garantizaba la igualdad de oportunidades, “El Estado Garante”.

Esto es afectado severamente por los niveles educacionales de los trabajadores, que al tener que endeudarse para poder educarse, se ve afectada su calificación como trabajador y finalmente acceder a desarrollar empleos en condiciones de precariedad.