“La rabia , como en el perro, forja súbitamente el carácter”. (Del libro Plegarias para un zorro por Enza García Arreaza).

Dices que soy una mujer impaciente, pero he soportado mucho tiempo ya. He pensado en dejarte,

nosecuantasveces,

me mordí la lengua qué caso tiene.

Es extraño,

no me apetece hablar.

Dame silencio algo de paz.

No me mires,

déjame quieta.

Tengo las manos llenas de sangre.

Es la primera vez que comienzo a odiar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.