Babilonia: una ciudad, un libro útil para tu futuro y buena música

Este no es un artículo sobre historia, es más bien una entremezcla de conceptos referentes a Babilonia que curiosamente han llegado a mí de formas muy distintas y la ambivalencia que encuentro en ellos es algo que encuentro interesante y que me gustaría compartir.

Todo remonta a flashbacks de mi cuarto grado de primaria que contienen palabras clave como “Mesopotamia”, o ríos famosos como el “Tigris” o el “Éufrates”. Dos décadas después decidí refrescar este conocimiento que durante mi niñez pasó como mantequilla sobre teflón. Después de leer un poco y ver un par de documentales, esta ciudad me causó cierta fascinación y definitivamente la puse en mi lista de lugares por explorar físicamente.

La antigua Babilonia, una de las más majestuosas ciudades de Mesopotamia (en griego: “entre ríos”), se erguía a aproximadamente 100 kilómetros al sur de lo que hoy en día es Bagdad, Irak, a un costado del Éufrates, alrededor de 2000 años a.C. Con murallas colosales, fue una de las ciudades más poderosas y ricas del Mundo Antiguo. Esta es su vista satelital actual:

Ubicación exacta: https://goo.gl/maps/VRccVLfQ7B22

No obstante, esta es solo una sesentava parte de lo que realmente fue toda la ciudad ya que lo que se aprecia en la foto anterior es solamente la parte excavada para sus estudios, tal y como lo narra Discovery Civilization.

“Torre de Babel”. Pieter Brueghel el Viejo, 1563. Óleo sobre tabla

Por Pieter Brueghel el Viejo, “Torre de Babel”, uno de mis cuadros favoritos que tuve oportunidad de ver a detalle en el Museo de Historia del Arte en Viena, Austria; retrata el mito de una torre gigantesca siendo construida por los humanos para alcanzar el cielo, humanos con una misma lengua en la faz de la tierra. En cuanto Dios se enteró de estos planes, hizo que todos hablasen lenguas distintas logrando así la incomunicación entre ellos. La construcción de la torre se detuvo por completo. Posteriormente, todos tomaron caminos distintos y ese es el origen de los idiomas actuales. Es por ello que muchos diccionarios o aplicaciones relacionadas con idiomas tienen la palabra “Babel” en ellas. Sin embargo, no todo es mito ya que muchos historiadores la asocian con el zigurat de Etemenanki tal y como se explica en el documental anterior de Discovery Civilization. Ubicación exacta: https://goo.gl/maps/tspN2FGcPa22

De igual forma, seguramente te suenan familiares “Los Jardines Colgantes de Babilonia”, considerados como una de las siete maravillas del mundo antiguo. Las Murallas de Babilonia también fueron una maravilla pero en listas anteriores. Sin embargo, muchos aseguran que si existieron, muchos aseguran que no. Muchos afirman que no hay evidencia alguna ya que los persas destruyeron toda Babilonia durante su conquista. El tiempo tampoco perdona. Por otro lado, existen ciertas menciones de estos gloriosos jardines en otras escrituras contemporáneas. ¿Quién sabe?

Para concluir con la parte histórica, daré preámbulo al libro que les recomendaré con la siguiente página, la cual forma parte del epílogo del mismo:


“El Hombre Más Rico de Babilonia”

De George S. Clason, uno de mis libros favoritos sobre educación financiera de fácil adquisición en cualquier librería.

Cabe aclarar que No es un libro más sobre la infame charlatanería para hacerse rico de la noche a la mañana, más bien, son conceptos fundamentales de finanzas personales que hasta la actualidad siguen presentes. Personalmente he visto valores numéricos coincidentes con los del libro en artículos actuales de fuentes confiables como Forbes o CNN Money, entre otras. En él se expresan los fundamentos, las bases, los cimientos, y ha dado pauta a una serie más de libros de finanzas, ya aterrizados en la economía del siglo XXI, en donde los autores han puesto en práctica estas enseñanzas.

El autor básicamente narra entretenidas parábolas, situadas en la grande Babilonia, en donde el objetivo primordial de las moralejas es ayudarte a que el tintineo de las monedas en tu bolsillo suene más y cada vez más. Explora temas básicos desde la adquisición de dinero, hasta la inversión del mismo una vez adquirido, pasando por los principios básicos del manejo del dinero como el control de gastos, préstamo e incluso avaricia.


Babylon’s Burning

Ahora, pasando de un plano de bienes materiales, Babilonia es todo lo contrario vista desde las planicies de la cultura Rastafari. Mi búsqueda de la palabra Babilonia, y Babylon en inglés, comenzó hace varios años al escuchar varias referencias de la misma en canciones de uno de mis grupos favoritos: Thievery Corporation; la número uno en la lista es y sigue siendo una de mis canciones favoritas, que curiosamente tiene el mismo nombre que el libro, “The Richest Man In Babylon”:


Ahora bien, una historia larga resumida: los judíos estuvieron exiliados en Babilonia tras la toma de Jerusalén. Sumisión del pueblo judío. Haile Selassie (izquierda), representado a veces como el León de Judá, es referido como el “Rey” Rastafari pues es la reencarnación de Jah (Dios), y dada la descendencia hebrea, a Babilonia se refiere en la sociedad actual como un “sistema” al que hay qué derrocar, el enemigo, el capitalismo, el consumismo, las cosas materiales, el dinero, la sociedad, el mal. Hoy en día es común escuchar por allí que hay que destruir Babilonia, todos contra ella, burn Babylon, burn. Lo contrario a Babilonia es Zion, la utopía.

Explicado esto, las letras de algunas canciones cobran sentido…

“Sound the alarm,
Order the attack,
Selassie soldiers beat Babylon back”
“We shoot, we kill Babylon first
We shoot, we kill Babylon first
We shoot, we kill Babylon first
We shoot, we kill Babylon first
We shoot, we kill Babylon first
Watch me back it up with my finger upon the verb
We shoot, we kill Babylon first
Watch me back it up with my finger upon the verb”


Distintos significados y enseñanzas, pero como todo en la vida: no todo es blanco o negro, y uno decide entre qué matices de grises navega.

Gracias por tu lectura.

Alejandro.