No estoy de acuerdo, el desgobierno de Cuba no me compra.

Los intercambios culturales y académicos entre Cuba y Estados Unidos siempre han existido, unas veces más evidentes que otras, pero siempre han existido. A mí lo que me revienta es que el gobierno de Cuba, que no le gusta perder ni a las escupidas, ha mantenido de “esclavos mentales materiales” a muchas de estas personas, permiten que puedan publicar sin mucho problema, le hacen discos, le dan un auto, aprueban que entren y salgan del país, y todo tan sencillo.

Los papagayos siguen vitoreando al engendro, cantando las mismas mentiras, pidiendo por presos ajenos, muchas veces escoltados por sus propios perros, a donde quieran que se mueven. Con tantos presos en el propio patio, por tener que robar para comer, sin ningún respeto y mucho menos, una voz que clame por ellos, o sea escuchada.

No estoy de acuerdo con ignorar a los cubanos por generaciones, y por categorías, no estoy de acuerdo con la falta de respeto de una tiranía, que ha condenado la vida de todos. No estoy de acuerdo, ni me voy a callar, el desgobierno de Cuba no me compra.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.