Biografía de Billy Joel

Durante las últimas cuatro décadas Billy Joel perdió el pelo, engordó, se retiró de la música, después volvió y dejó de componer. En el medio, hizo varias giras de despedida e hizo algunos temas nuevos y olvidables que prefirió tocar esporádicamente en vivo, pero básicamente se retiró después de más de 40 hits. Probó con la música clásica, y para ejecutar esas composiciones llamó a un pianista japonés. Billy dijo que no tenía ya ni los dedos ni la agilidad para ejecutar sus propias piezas.

De joven, Billy Joel boxeaba. De grande, compró una compañía de navegación deportiva. En el medio, se casó con Elle Macpherson y Christie Brinkley. Fue alcohólico y quiso suicidarse. Dejó una carta que decía: “I drank furniture polish. It looked tastier than bleach”. En lo peor de una de sus muchas crisis, hizo una gira con Sir Elton John, que lo denunció por presentarse en escena alcoholizado.

Billy Joel es un tipo venal. Aún durante el pico de su fama le recriminaba al público -a un estadio lleno en cualquier parte del mundo- no haber comprado sus primeros discos, donde se esconden perlas memorables. También se divertía corrigiendo cualquier exabrupto en público porque, decía, para demandas de abogados, ya estaban sus exmujeres. Tuvo una hija a la que le dedicó una canción: Alexa, y después tuvo otra, con una mujer más joven que su hija.

Estos son algunos episodios que valdría la pena investigar. Billy Joel fue uno de los primeros músicos norteamericanos en tocar en Rusia durante la Guerra Fría y en Cuba después de la invasión fallida de Bahía de los Cochinos. También debe ser el único que incluyó a Juan Domingo Perón en la letra de un auténtico hit pop del siglo XX. Billy Joel comulgaba en la iglesia católica del Bronx porque, aunque era judío, sus amigos católicos lo hacían. Billy Joel firmó un contrato millonario para narrar su propia vida en una biografía y después se arrepintió. Dijo que prefería no dañar a nadie, y también dijo que no le interesaba la tarea retrospectiva de pensarse a sí mismo.

Durante la última crisis en los Estados Unidos, le vendió su mansión en East Hampton a Jerry Seinfeld. Le gusta pasear en motos italianas y comer. Quienes han tocado con él dicen que sus mejores canciones surgen de sus peores crisis. Y que esas crisis suelen ser amorosas. Detrás del silencio musical de todos estos años, entonces, es posible imaginar una larga temporada de felicidad. ¿Pero para qué sirve la felicidad si no produce más música? Cuando Billy Joel era un desconocido, alguien le dijo que tenía dedos demasiado cortos y gordos para tocar el piano.