Cuándo el éxito no cubre las heridas

Foto archivo internet

Por Romina Jorquera Ruiz.

El disco más vendido del siglo XXI “Hybrid Theory” elevó a Linkin Park iniciándose en el Nü metal para estar en la misma línea de Korn, Limp Bizkit y Deftones, que fueron los precursores de este género masivo y popular que arrasó en los noventas. Esta banda lo inicia en la década del 2000 con el hit “One step closer” junto a la voz característica de Bennington trasmitiendo desgarro en sus letras, sumada a su interpretación limpia y con mucha fuerza en cada track.

En este último tiempo, el mundo de la música se ha visto envuelta en historias y desenlaces lamentables que han marcado al círculo del rock siendo más específicos. Ahora, el suicidio del frontman de Linkin Park, Chester Bennington (41), sacudió a una generación que creció con ellos y observa cómo se va una parte de ellos junto al cantante.

Batería de éxitos, Papercut, In the end y Crawling llevaron a una fama mundial a los californianos y siendo por lo mismo el eje de críticas de otros grupos de rock, denominándolos de “vendidos” o “marketeros” por la propuesta de su música, la gente que los seguía y por sobre todo lo que hacía el creador/fundador Mike Shinoda y su rap en cada canción que ejecutaban. Ellos y Limp Bizkit al mezclar estos dos elementos, generaban anticuerpos a algunos amantes del rock puro.

A pesar de las críticas, los años pasaron y Linkin Park evolucionó en sus sonidos, revirtiendo a los que agregaron que sólo era una banda del momento, de moda, e instalaron una forma de ver el rock de manera más simple, más directa, transmitiendo al mundo que sí se puede jugar con más sonidos sin perder la esencia. En Meteora (2003) comienza algo distinto al escuchar teclados y sintetizadores, prueba de aquello son las canciones “Faint” y “Numb” de ese disco.

De todas formas, la temática “aggro metal” siguió intacta en ellos, tocando temas como el bullyng adolescente, el no sentirse parte de un entorno cada vez menos empático en esta sociedad, con el cual su cantante lidió en un pasado marcado por drogas y abusos que no pudo sostener con el tiempo, mitigando un dolor con un final fatal, dejando un matrimonio y seis hijos detrás.

Ahora, el presente de la banda es incierto, no tanto por lo musical, sino por la calidad vocal de Bennington, que deja un vacío enorme de talento detrás del rock actual.