Entiendo el caso Sename

Por Nicholas Vargas

Foto archivo internet.

Cifras, niños muertos, autopsias que nunca se hicieron. Esto es el caso Sename explicado de manera que todos puedan entender.

Últimamente ha dado mucho revuelo el tema del caso Sename, y con razón. La cifra de 1.313 niños fallecidos sumado a las más de 1200 autopsias que nunca se llevaron a cabo, hicieron explotar a todos los medios de comunicación de manera desbordante y aunque las culpas se lancen como dardos hacia los políticos, la realidad es que cada uno de los habitantes de este país es responsable de ello. Se preguntarán, ¿por qué? La respuesta es fácil. Por ser ignorantes y no alzar la voz, total, ojos que no ven, corazón que no siente y mientras nadie sepa nada, nada ocurre.

Todo se destapó gracias a la astucia que tuvo el diputado y ex alcalde de Temuco, René Saffirio, quién comenzó a indagar a cerca de las muertes y casos de extraños “egresos” de los centros del Sename, es decir, menores que salían del sistema, de vuelta a sus hogares, a trabajar, o, simplemente iban en un ataúd camino al cementerio y nadie sabía nada. Pero la historia no parte ahí, no señores. Saffirio ha estado tratando de desenmascarar esto desde el año 2012 sin que nadie prestara atención.

En el programa “Tolerancia Cero”, el diputado afirmó, entre tantas cosas, que nadie lo “pescó” cuando quiso abrir esto al país. Ni siquiera hablando a cerca de la dura realidad que se nos ha mostrado con historias como las de Edison Gallardo en la Revista “Qué Pasa” y también la de Claudio Yáñez entregada a La Tercera. Nunca fue tomado en cuenta cuando quiso desenmascarar al Sename. Se necesitaban cifras, números que dijeran que estaba pasando.

Entonces, el diputado pidió una nómina en donde se exigía el detalle de los niños fallecidos en centros desde enero del 2005 hasta diciembre del 2016, solicitándose fecha del deceso, causa, hora, lugar y nombre del menor. El último ítem no pudo ser entregado debido a que los fallecidos eran menores de edad y la ley protege su identidad. Este informe es entregado por Solange Huerta (la actual directora del Sename) a la ex ministra, Javiera Blanco, en donde dicha directora del Servicio Nacional de Menores, maquilló las muertes de los niños dentro de las cifras, aludiendo a que los decesos del Sename solo habían sido 210 niños, mientras que la otra gran parte había ocurrido en programas ambulatorios, otros cumpliendo condena o mientras estaban proceso de justicia juvenil. Cabe recalcar que para la entonces ministra y, la directora del Sename, estos niños son un “stock”, despectivo nombre que se les da a los niños a forma de cifra en las instituciones.

La burocracia, puestos laborales y favores políticos

Si bien, el lucro económico no se ve directamente dentro de los hogares del Sename, si existe algo que tiene que ver con ello y tiene directa relación con lo que denominan como el “stock”. Dependiendo de eso, los hogares generan ingresos y puestos laborales, obteniendo más apoyo de parte del Estado.

El diputado Saffirio lo explicó en el programa de Chilevisión antes mencionado, apuntando a que estos centros cuando pierden niños, pierden ingresos, por ende, y como lo dijo la ex ministra Blanco, tratan de mantener el stock a como de lugar y también aumentarlo aludiendo a la arista legal de la 80 BIS, que el diputado definió como “aun cuando los centros no pueden recibir más niños, los aceptan pues el Sename les paga extra por ellos”.

En términos monetarios, cabe destacar que en el año 2005 se pagaba cinco millones anuales por esa arista. Desde el 2016, esta cifra ha aumentado a los 16 mil millones. Es ahí donde está la crueldad del sistema económico del Sename. Las instituciones son capaces de recibir y aceptar a más niños con el fin de obtener mayor beneficio económico del Estado, creando nuevas plazas laborales en donde familiares de políticos están inmiscuidos, devolviendo así los favores. Saffirio se refirió a esto como “Niño egresado, dinero no pagado”.

Por estos motivos es que el ex alcalde de Temuco votó en contra del proyecto, además añadió que ya lo había hecho 30 días antes de que fuera la votación general, dentro de la comisión en donde perdió 12–1. Esto fue porque no se tocó el tema del financiamiento, porque no se quiso reconocer las violaciones de DD.HH. hacia los niños y niñas de las instituciones ya que el Estado no asumió el error debido a la reparación que debería entregar a las víctimas, afirmando así, lo que dijeron en su momento los ministros Eyzaguirre y Campos, ahora en las palabras del Diputado, “Nosotros no vamos a permitir que se incluya en el informe de una comisión que se violaron los derechos humanos de niños y niñas del país”.

Estamos a la espera de ver qué ocurre con las demandas de las familias al Estado, qué seguirá surgiendo con las nuevas investigaciones que se están haciendo y cómo el Sename y el Gobierno responderán ante todo esto. Ahora que la información está al alcance de todos, es momento de no quedarse callados, de alzar la voz por los que no la tienen y decir basta.