Un “hola” puede cambiar los niveles sociales…

Acostumbro a correr por el área de condado y para mi es común decirle Dios te bendiga con los que intercambio miradas, pero en una de esas miradas algo me dice háblale… Seguí corriendo ignorando esa voz que chocaba con mis pasos , llegue a la luz roja, y vi un STOP espiritual, ¡Hoy no me vas a ignorar!, así que di media vuelta. como chamaquito regañado y me detuve frente a él, me miró pero me ignoro, lo salude, se volteo tímido, pues acostumbrado al rechazo, que mas podía esperar de mi. Me le acerque y lo primero que se me vino a la mente fue preguntarle ¿comiste?, volvió y me miro extraño, se sonríe y me dice no he comido pero me van a traer un sándwich de Subway, << Dios no se olvida de nadie, me dije>> pero el tema ibas mas allá, de una comida, en ese momento fui un filtro, y me deje usar sin pelear, ahora el loco parecía yo, cuando le dije: Sabes, lo último que se pierde es la fe, está cerca, tú salida de estas calles. – Muchacho la fe, la fe, “se sonríe” En noviembre salgo para Connecticut a trabajar, allá esta mi familia, comenzare de nuevo, aquí no está fácil pero Dios ha sido bueno, ¿y tu a que Iglesia vas?, << nunca le comete que era cristiano>>, – le dije, –Allá lo están haciendo bien. – Allá seguimos a Jesus.

Me estiro la mano y se despidió con un fuerte apretón de mano, me sentí bien, creo que fui aceptado de cierto modo, me miro a los ojos y me dijo: muchacho pasa por aquí mas a menudo, me reí, solté una carga, una carga positiva y salí corriendo, y no quedo ahí, me grito MUCHACHO, GRACIAS POR LA PALABRA DE DIOS, GRACIAS…

Dios te bendiga Jose, nos vemos pronto…

“Mas adelante vi un de ambulante caminando sin zapatos, sin son, ni ton por la vida, me le acerque, pero el viaje que tenía era mas largo que el mío, se dejaba guiar por las líneas blancas de la carretera, me quite uno de los tenis, y sin pensar en las 2 millas de regreso, le dije; toma, ese muchacho ni me miro y siguió de largo como zombie, camine mas delante de él y me senté en la parada quitándome los dos tenis, saben, volvió y lo siguió”, yo creo que Dios me dio a entender claramente, hijo te van a hacer falta los tenis de vuelta, vamos, ahora la luz VERDE espiritual estaba puesta, de vuelta…

No nos acercamos al prójimo por ciertas razones, su. estado emocional o social, por ser rechazados, o simplemente no conocemos claro la herencia llamada comisión, pero tenemos que ser como niños cuando imitan a sus superhéroes favoritos, casi a la perfección restándoles los poderes. Yo intento de imitar a Jesus, fallo, vivimos en la materia, alcanzando día a día su legado, ama a tu prójimo y Él no te dijo habla con algunos en especifico, Él te dice háblale a todos los que están a tu alrededor. Ve y habla las buenas nuevas nadie te va a morder, cuando llegas con su presencia.

Si habláramos menos de las fallas de la gente y más de Jesús, las cosas serian distintas.

<< Hoy salgo a correr>>