Por un mundo emprendedor más humano

¿Qué pasa en el mundo emprendedor hispano parlante? Sobre todo el mundo emprendedor dirigido al mundo emprendedor nuevo.

Aunque me imagino que debe ser algo que sucede en todos lados, sin importar el idioma. ¿Pero nadie más nota que ahora ya no hay enfoque en servir y ayudar al cliente, sino en quitarle el dinero a tantas personas como se pueda?

¡En serio! ¡Cada vez veo más GollumEmprendedores que otra cosa!

Yo entiendo que parte del querer comenzar un negocio implica querer ganar dinero. Creeme. Alquilo el lugar donde vivimos con mi pareja, mis dos hijas, una perra, una gata y también soy vegetariana, moviéndome hacia el veganismo. Así que sí. Yo también necesito y quiero ganar dinero. Pero tengo valores y principios, y esta actitud que se respira en el ambiente me suena más a robo y fraude que a negocios emergentes.

Desde newsletters que te dicen que si no comprás el producto que te están ofreciendo, entonces “sos un perdedor” o “nunca vas a conseguir que tu negocio despegue” hasta emprendedores diciéndole a otras personas que tienen interés en comenzar sus propios proyectos que “esas ideas nunca van a ser rentables”. Y no. No lo dicen como expertos en el mundo de los negocios. Creeme. Lo dicen porque no quieren perder su tiempo aprendiendo a aplicar lo que saben en un “nicho de mercado” que probablemente no les traiga más gente a sus propias redes (¡nuevos emprendedores, gente!).

O sea, se prefiere destruir proyectos ajenos sobre los que no se tiene la más pálida idea, a reconocer la ignorancia sobre ciertos rubros y la incapacidad propia para ayudar en determinadas áreas.

En el último año me he cruzado tanto con emprendedores que cambian de rubro cada tres meses, terminando por decantarse en “asesorar a emprendedores” porque, aparentemente, es el nicho de moda, como con quienes recomiendan su producto como algo obligatorio, sin importar lo que vendan y a quien.

Tenemos que empezar a ser un poco más empáticos y respetuosos.

Entendamos que las modas van y vienen. Que el mundo emprendedor online y las redes sociales, tal como las conocemos hoy, hace 20 años no existían. Y que podemos tranquilamente decir “No soy la persona que estás buscando”.

Las tendencias son pasajeras y, en vez de intentar sumarnos a la última estrategia que te promete triplicar tu alcance y resultados, podemos ser un poco más ingeniosos e intentar innovar.

A ver, no digo que no hagas esas cosas. De alguna forma te empezás a mover en el medio y lo vas conociendo, ¡y hasta puede que te ayuden por un tiempo! Pero perdamos el miedo a probar cosas nuevas. Hacer nuestros emprendimientos más… NUESTROS.

Y no. Nadie puede realmente decirte cómo hacer que tu negocio “despegue” sin conocer tu propio negocio. Mucho menos si VOS no lo conocés bien.

Así que, si sos uno de esos emprendedores nuevos, te sugiero que la próxima vez que te sientas tentado a comprar un producto/servicio, solo porque te promete resultados extraordinarios, agarrá ese plan de negocios, business model canvas, empathy map o donde sea que tengas el análisis del qué, cómo y a quién de tu negocio, y fijate si lo que te ofrece (y no hablo de la promesa que te muestra, te hablo del producto/servicio en sí) realmente es algo que encaja con el modelo de negocio que tenés, estás creando o querés tener.

Y si sos de los que ofrecemos servicios o productos a otros emprendedores o freelancers, por favor, sé honesto con vos y con tus clientes. Quiero recordarte que ellos tienen otras características además de “personas a las que se puede manipular con técnicas psicológicas de librito”. Confiá un poco en vos. Tenés algo para ofrecer y hay alguien que necesita ese algo.

Seamos más humanos, ¿podemos?