¿Tipos de psicólogos?

Primero tenemos que tener en cuenta que la psicología es un ámbito que tiene conexiones evidentes con cualquier área económica, social y médica, y es por esta razón que la profesión de psicólogo puede encontrar especializaciones y aplicaciones muy variadas.

Pero antes que nada, cuándo la gente escucha la palabra “psicólogo”, inmediatamente suele asociarla a un hombre o una mujer que se encuentra sentado en una oficina escuchando y tomando notas de lo que su cliente le dice mientras está tumbado en un diván. Este es uno de los muchos mitos entorno a la profesión del psicólogo que se pueden escuchar a menudo.

Pero como ya hemos mencionado anteriormente, hay distintos tipos de psicologías, y como no, no podían faltar los distintos tipos de psicólogos. Y estos distintos tipos de psicólogos son los siguientes:

1- Psicólogos clínicos:

Los psicólogos clínicos evalúan y tratan los trastornos mentales y emocionales. Estas psicopatologías van desde crisis a corto plazo a dificultades que duran más tiempo.

Algunos psicólogos clínicos se han especializado en distintas patologías, como por ejemplo: la depresión, los trastornos alimentarios (anorexia, bulimia, vigorexia), la ansiedad, los trastornos de la personalidad,… Otros se centran en poblaciones específicas: niños, adolescentes, drogadictos, entre otros. La psicología clínica está regulada por ley, por lo que es necesario haber cursado un máster oficial o una oposición (por ejemplo, el PIR) para poder ejercerla.

Suelen trabajar en el campo de la psicología clínica.

2- Psicoterapeutas:

La psicoterapia es un modelo de intervención clínica que ofrece apoyo psicológico y una serie de técnicas para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La psicoterapia, en la mayoría de países, no está regulada por ley, y los problemas que trata no son de la misma gravedad comparados con los que suele abordar la psicología clínica. Los psicoterapeutas suelen tratar problemas cotidianos, problemas en las relaciones interpersonales o problemas de tipo emocional. Por ejemplo, dificultades en la relación de pareja, o el tratamiento para gestión del estrés.

3- Psicólogos educativos:

La psicología educativa hace de puente entre dos campos de estudio: la psicología y la educación. Se centra en los procesos implicados en el aprendizaje y de los individuos y en los roles que desempeñan los actores del ámbito educativo, así como el entorno en el que se produce este aprendizaje.

Así pues, el psicólogo de la educación suele trabajar en los centros educativos (por ejemplo, colegios «psicopedagogos») o centros de orientación educativa. Sus funciones son variadas, y puede trabajar de manera individual, por ejemplo en la evaluación y el tratamiento de trastornos del aprendizaje de un niño, o puede trabajar de manera multidisciplinar con otros profesionales de la educación.

Suelen trabajar en el campo de la psicología educativa.

4- Psicólogos del desarrollo:

Los psicólogos del desarrollo pueden trabajar en muchas ocasiones como psicólogos educativos, puesto que el aprendizaje es una parte importante del desarrollo de un individuo.

Pero la psicología del desarrollo no solamente incluye a los niños o adolescentes en su campo de estudio y aplicación, sino que también incluye la vejez. Por tanto, estos profesionales también pueden trabajar en geriátricos. En las sociedades occidentales cada vez hay más personas mayores, por eso en las últimas décadas la labor de estos profesionales se ha convertido en imprescindible.

Suelen trabajar en el campo de la psicología evolutiva o del desarrollo.

5- Neuropsicólogos:

Un neuropsicólogo es un profesional dedicado a la neuropsicología. Para poder trabajar en este campo, es necesario tener estudios de Licenciatura o Grado en psicología, además de un postgrado en dicha especialidad.

En ocasiones suelen ser psicólogos clínicos o psicólogos experimentales los que ocupan estos puestos, ya que muchos neuropsicólogos se dedican a la investigación. En el campo aplicado, pueden trabajar, por ejemplo, en la rehabilitación cognitiva, conductual y emocional de un paciente con daño cerebral, o en el diagnóstico precoz y la intervención en demencias.

Suelen trabajar en el campo de la neuropsicología.

6- Psicólogos sociales:

Los psicólogos sociales estudian y trabajan sobre la conducta humana y los factores psicológicos que afectan al entorno social, comunitario o grupal. Están interesados en aspectos como las relaciones interpersonales, intragrupales e intergrupales. También están interesados en temas como la cultura, los prejuicios o las actitudes hacia otros individuos, y desarrollan programas para grupos, para minorías excluidas, para colectivos desfavorecidos, entre otros.

Aquí pueden englobarse también los profesionales dedicados al estudio de la psicología política y la psicología cultural, y también es normal encontrar en esta categoría a gente con formación en antropología y estudios de género.

Suelen trabajar en el campo de la psicología social.

7- Psicólogos organizacionales y del trabajo:

Los psicólogos organizacionales y del trabajo aplican métodos y principios psicológicos en el entorno laboral y organizacional.

Sus labores son variadas, pero suelen trabajar en los departamentos de selección de personal, formación, salud laboral o desarrollo. También participan en evaluaciones del desempeño o estudios para saber el nivel de satisfacción de los consumidores. Además, en el entorno laboral, tienen especial importancia algunas variables psicológicas como son la motivación o del liderazgo.

Suelen trabajar en el campo de la psicología del trabajo y de las organizaciones, y también en el campo de la psicología laboral.

8- Psicólogos forenses:

Los psicólogos forenses aplican principios psicológicos a los aspectos legales. Su experiencia es esencial en el juzgado. Pueden, por ejemplo, ayudar al juez a decidir qué padre debe quedarse con la custodia de un hijo al aportar información útil o evaluar la competencia mental de un acusado durante un juicio.

9- Psicólogos criminalísticos:

Los psicólogos criminalísticos, son los especializados en la psicología criminal. Una disciplina que estudia los fenómenos psicológicos implicados en la criminalidad. Así, un psicólogo criminal puede desarrollar diferentes tareas, tales como: colaborar en una investigación criminal realizando perfiles psicológicos; elaborando y difundiendo técnicas de persuasión y comunicación con las que analizar testimonios; definir programas de rehabilitación para criminales; y/o realizar investigaciones empíricas sobre la conducta, motivación y personalidad del delincuente, que ayuden a una evaluación científica del criminal.

10- Psicólogos deportivos:

A pesar de que el trabajo del psicólogo deportivo no es conocido por muchos individuos, pocos dudan de la importancia de los factores psicológicos en el rendimiento deportivo. Los psicólogos deportivos trabajan con los deportistas, con el entrenador, con el equipo y con toda la organización para maximizar el potencial del equipo o deportista. Algunas de las variables psicológicas que se trabajan son: auto-eficacia, atención, motivación, nivel de activación o estrés. Pero también trabajan las relaciones interpersonales de los deportistas, la influencia del entorno o la comunicación.

11- Sexólogos:

Los sexólogos son profesionales especializados en diagnosticar y tratar los trastornos psicológicos que afectan a las relaciones íntimas de los individuos (por ejemplo, la disfunción eréctil o la eyaculación precoz).

También se encargan de educar a los pacientes en los aspectos relacionados con una sexualidad sana.

12- Psicólogos experimentales y otros investigadores:

Los psicólogos experimentales realizan pruebas y experimentos para obtener nuevos conocimientos sobre distintos aspectos o fenómenos psicológicos. En psicología, sin embargo, también se utilizan otras metodologías que no siempre pasan por el uso del método experimental, como ocurre por ejemplo en los estudios de caso.

Los psicólogos que se dedican a la investigación pueden tener una formación propia del resto de tipos de psicólogos, pero en vez de intervenir sobre sujetos o colectivos, investigan sobre estos para obtener información con la que contrastar hipótesis u obtener datos específicos que les son encargados. Pueden estudiar aspectos de la psicología básica como por ejemplo la memoria, la atención, la percepción o los procesos de aprendizaje, entre otros, pero también fenómenos ligados a un contexto determinado, como la aparición y propagación de rumores o la generación de discursos específicos.

Suelen trabajar en universidades o centros de investigación públicos o privados, y recientemente ha habido un auge en el interés de las empresas por contratar a estos profesionales, debido a la importancia del desarrollo de programas I+D. Las grandes empresas están muy interesadas en temas como la percepción del consumidor ante determinado producto, o en temas de salud laboral.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.