¿Tipos de terapias?

Como ya hemos mencionado anteriormente, la psicología se divide en distintos aspectos, y cada uno de estos aspectos esta especializado en distintos abarcamientos de la mente humana, y por eso, no podían faltar los distintos tipos de terapias. Pero… ¿porqué existen distintos tipos de terapias?. Muy sencillo. Como ya hemos mencionado anteriormente, cada tipo de psicología y de psicólogo, se especializa en un aspecto de la mentalidad humana, y lo mismo sucede con los tipos de terapias, ya que cada tipo de terapia, se utiliza dependiendo de la situación y de las necesidades de cada paciente. ¿Cuáles son los distintos tipos de terapias? Los distintos de terapias son los siguientes.

1- Terapia conductista:

Tiene como objetivo enfatizar el papel del proceso de aprendizaje en el desarrollo de los trastornos. Es decir, que este tipo de psicólogo analiza todas aquellas conductas aprendidas que se han transformado en hábitos perjudiciales. En este tipo de terapia el psicólogo elimina el padecimiento a través de tareas específicas que fomentan el desarrollo de nuevas habilidades en el paciente.

La terapia conductista es eficaz para el tratamiento de fobias, alcoholismo, disfunción sexual, obsesiones y compulsiones, así como anorexia, bulimia nerviosa e incluso esquizofrenia.

Una de las desventajas de este tipo de terapia es que únicamente se enfoca en el comportamiento evidente del paciente, dejando de lado las razones conscientes o inconscientes de su conducta, por lo que en algunas ocasiones no se soluciona el problema de raíz.

2- Terapia psicoanalítica:

Se enfoca en encontrar en el subconsciente las razones por las cuales el paciente percibe las cosas de una u otra manera, pero sin poder hacerse consciente de ello. Es decir, después de un par de sesiones con este tipo de terapia, el paciente será capaz de analizar aquello que lo hace sufrir, para comprender el conflicto desde su pasado y lograr, paulatinamente, cambios en su personalidad.

Una de las mayores ventajas de esta terapia es que va directamente a la raíz del problema, por lo que los cambios son más profundos y duraderos que los de cualquier otro tipo de terapia. Sin embargo, para lograr buenos resultados la terapia deberá tomarse a largo plazo, por lo que podría resultar costosa.

Puede emplearse de manera general para el tratamiento de todo tipo de trastornos.

3- Psicología psicodinámica:

La terapia psicodinámica sigue la línea que recoge el pensamiento psicoanalítico de la posmodernidad. Por tanto, se deriva del psicoanálisis, aunque con una mayor brevedad, por medio de la focalización de la intervención en ciertos conflictos destacados en la condición actual del paciente.

Para la práctica de esta forma de terapia se han propuesto cambios en los modos de llevar la terapia, sin embargo, el objetivo sigue siendo el mismo: ayudar al cliente a obtener “insight” sobre sus motivos y conflictos ocultos. Actualmente aún coexisten las terapias psicodinámicas con las psicoanalíticas, esta últimas siguen centrándose en la visión de Freud y reciben el nombre de “psicoterapias de orientación psicoanalítica”.

4- Terapia cognitivo conductual:

Los pensamientos del paciente son considerados como hipótesis a verificar. Es decir, se analizan los pensamientos y conductas actuales –sin ir al pasado- y se elabora un historial clínico para medir los resultados. De esta manera, el terapeuta elabora alternativas que el paciente deberá poner a prueba en situaciones reales. Por ello, la relación terapeuta-paciente es de colaboración y totalmente didáctica. Dicha colaboración activa modificará los comportamientos y pensamientos negativos del paciente para transformarlos en conductas positivas.

Por otro lado, la terapia cognitivo conductual no analiza los aspectos subjetivos de la mente, por lo que muchas veces no se remueven del todo los sentimientos en conflicto. Sin embargo, esta terapia tiene muchas ventajas respecto a cualquier otra debido a que la participación activa del paciente fomenta su independencia. Puede aplicarse a básicamente todo tipo de trastornos.

5- Terapia sistémica:

La terapia sistémica se enfoca principalmente en la forma en que una persona ha aprendido a relacionarse con el mundo , con la personas y con las situaciones que se le presentaron en la infancia. De esta manera, se puede evaluar y reflexionar sobre las maneras de pensar y los patrones de comportamiento con los que el paciente suele relacionarse.

Esta terapia esta estructurada principalmente para resolver conflictos interpersonales, de familia, violencia intrafamiliar, así como problemas de comportamiento en adolescentes y niños.

6- Terapia humanista:

El principal objetivo de esta terapia es lograr que el paciente sea consiente de sus emociones, para entonces lograr sentir el momento en que se encuentra de una manera plena. Por esta razón, algo que caracteriza a esta terapia es su profunda base vivencial.

La terapia humanista puede ayudarte a resolver problemas específicos como adicciones, abuso o intolerancia a la comida, traumas, depresión, problemas de estrés, toma de decisiones, ansiedad o frustración, autoestima y espiritualidad.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.