Concentración contra la #pobrezaenergetica

El 16 de septiembre de 2016, en la Plaça Sant Jaume de Barcelona, frente a la Generalitat. Manifestación en recuerdo de una abuela que ha muerto, dicen que por usar una vela, por qué la vela se cae e incendia su piso, dicen qué por accidente. Pues no, ha muerto por no tener dinero, por pobreza energética. Ha muerto por la miseria humana. Políticos y empresarios se acusan mutuamente de ser responsables, pero la abuela ha muerto. Miserables.

Al día siguiente, alguien que dice ser el rey y jefe de estado de España, pero que nadie le ha votado, se presenta en el congreso. Viene acompañado del ejército, no sé para qué, y da un discurso de inauguración de la doceava legislatura. Ha hablado durante media hora, pero ninguna mención a los pobres que no tienen para luz y calefacción, los pobres que mueren por eso, por ser pobres.

En la Plaça Sant Jaume de Barcelona, frente a la Generalitat. Unas personas, vecinos, pidiendo justicia y recordando a la abuela. Gritando “murió de pobreza energética”. Murió sí, pero no de accidente, fue un asesinato. Nosotros la matamos dejándola sola y cortándole la luz. Dejamos que nuestros impuestos se gasten de grandes fanfarrias y florituras, como el rey inaugurando la legislatura, pero no en cuidar de nuestros semejantes. Discutiendo y gastando el dinero en si independencia sí o no, si te pongo o te quito de ‘ese’ cargo o comisión, pero nuestra abuela se quemó porque no hay dinero para los pobres. Tampoco lo hay para financiar y fomentar que los niños y jóvenes estudien: es su futuro y el nuestro. Para ayudar a levantarse a quien se ha caído. Para tantas cosas que sí hacen falta.

Los antidisturbios de los Mossos, tres camionetas y un coche, protegiendo la Generalitat ¿De quién?

Vaya muerte la de la Rosa, la abuela, después de sufrir de soledad y de pobreza, muere por el fuego. Te tengo en mi corazón, abuela.

En el siguiente enlace presento el fotoreportaje que realicé en dicho evento>