Peter Doherty: Hamburg Demonstrations

La fragilidad controlada de la voz de Doherty tiene el golpe emocional más fuerte.

Eudaimonism • 2016

La música de Peter Doherty siempre osciló entre lo espontáneo y lo caótico. A veces, este acto de equilibrio es emocionante; en Hamburg Demonstrations, es encantador. El segundo álbum en solitario de Doherty está lleno de canciones atractivas que son más audibles que la secuela Sequel to the Prequel de Babyshambles y más emocionante que el regreso de los Libertines, Anthems for Doomed Youth. También equilibra la indulgencia y la moderación más ágilmente de lo que podría dar crédito. Grabado en el aclamado estudio Clouds Hills de Hamburgo como un homenaje a los primeros tiempos de los Beatles, Demonstrations se casa con la intimidad de una primera toma con una instrumentación sorprendentemente ambiciosa que se mezcla bien, gracias al estado de ánimo discreto.

“Kolly Kibbler” al jazz francés y las novelas de Graham Greene se sienten ligeras y sin esfuerzo, al igual que la forma en que “A Spy in the House of Love” se transforma brevemente en la intriga de James Bond. Como Doherty vuelve a temas familiares, sus melodías y las imágenes son tan potentes como siempre. La crudeza de Hamburg Demonstrations se ajusta a su voz y el estado de ánimo en el tributo a Amy Winehouse, “Flags from the Old Regime”, donde el sonido de su aliento y los dedos que se mueven en las cuerdas son tan vitales como la progresión de cuerda deslizante. Sus combinaciones se volvieron más vergonzosas, sardónicas y conmovedoras a lo largo de los años; “I Don’t Love Anyone (But You’re Not Just Anyone)” socava su melodía dulce en “Johnny comes marching home again”.

Esta corriente subterránea de campos de batalla, románticos y de otro tipo, resurge en “Hell to Pay at the Gates of Heaven”. Inspirado por el ataque de 2015 en la sala de conciertos Bataclan de París, Doherty implora a los oyentes a elegir entre el modelo de guitarra acústica favorito de John Lennon o un rifle de asalto con la pasión de una cantante folclórico de la vieja escuela. Mientras que esta canción y “Down for the Outing” se parecen a las canciones más pensadas de los Libertines, salvarlas para su propio álbum le permite la libertad de emparejarlas con una balada suavemente rústica como la encantadora “She Is Far”.

La carrera en solitario de Doherty dio como resultado una parte de su música más gratificante, incluso si no es la que más atención recibe, y los fans que estuvieron con él todo este tiempo van a encontrar mucho para disfrutar en Hamburg Demonstrations.

7/10
Por Rodrigo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.