Write about Wright #1: La arquitectura también es arte

Casa de la cascada de Frank Lloyd Wright

En esta revista parece haber de todo; cine, cómics, reflexiones, anime, videojuegos e incluso una pequeña contribución culinaria de la mano de m7od, la cual deseo que nos dé el gusto de continuar. Pero hay algo que falta, algo que nadie en el mundo parece importarle y es que nadie aprecia la arquitectura más allá de los que la ejercen, así que hoy dejó un poco de lado el rol hater de internet odissey y abro esta nueva sección donde buscaré darle su merecido papel a la arquitectura.

Por lo general soy alguien de cine y eso se puede notar en mis entradas en esa revista, pero eso no me hace dejar de apreciar otro tipo de arte y es que no quiero estancarme solamente en el cine y que mejor manera que con este bello arte tan poco valorado.

La emblemtica Sagrada Familia de Gaudí

El sentido de la arquitectura

Muchos detractores de la arquitectura suelen desprestigiar diciendo que esta emerge con razón de necesidad, es decir, que no nace con el fin de ser creada bajo el capricho y sensibilidad de su creador, si no de esta necesidad que hemos dado a los edificios, más sin embargo el elemento estético sobrepasa al elemento funcional, es decir, sin perder el sentido utilitario, esta cumple con con los requisitos estéticos y estructurales de cualquier obra de arte.

La arquitectura también puede transmitir a través de sus formas, es decir, dependiendo de su composición es lo que puede generar a quién la observa, si su composición agradable creará un entorno de tranquilidad y felicidad o por el contrario puede crear una sensación de control y represión que se puede sentir en alguna prisión, simplemente basta con ver el imponente coliseo romano para sentir aquella supremacía imperial que se buscaba transmitir.

Ya me adentrare en la arquitectura de la antigua Roma en otro momento, esta primera entrega sólo es una pequeña presentación de lo que será esta sección, así que no profundizaré más y pronto la retomare con contenido.

Si, otra vez Frank Lloyd Wright