Bragas a un euro
Jorge Matías
383

Voy a discrepar parcialmente del fondo de tu texto, por una vez :)

Primero, no creo que la “inquina” mostrada hacia los que hacían cola para el Primark no se le muestre a los que la hacen para la Apple Store. Antes bien al contrario, creo que sí se muestra y, al menos, en la misma medida; me atrevería a afirmar que incluso más, puesto que tachamos de gilipollas absolutos a los que pasan noches en blanco para ser los primeros en gastarse el sueldo de medio o un mes en un teléfono móvil. Así que aquí no creo que haya sesgo de ningún tipo.

Segundo, el tema de Primark en sí mismo me parece espinoso; sí, es ropa extraordinariamente barata para, en principio, gente que no puede pagarse nada más caro… excepto que dudo mucho de que los que abarrotaron sus instalaciones el otro día se encuentren necesariamente en este segmento. Aquí especularía, incluso, con que hay muchos de los que petaron la Gran Vía que también petaron la Apple Store de Sol en su momento, por continuar con la analogía. Las razones de cada uno, desde luego, son personales e ignotas para nosotros. Y, por otra parte, el modelo de negocio sobre el que Primark se sustenta es el de otras tiendas de ropa de bajo o medio coste, pero si Primark ofrece precios tan bajos es de suponer que lo hace a costa de exacerbar las condiciones que permiten ofrecerlos y que ya criticábamos y criticamos en Inditex, Mango, H&M o cualquier otra marca similar. No veo nada malo, mucho menos clasismo, en seguir haciéndolo en este caso.

Tercero, y esta es impresión mía desde la primera vez que pisé una tienda de esas (tres, en total; nunca compré nada): Yo, que soy muy de ir a mercadillos, siempre he tenido la idea de que Primark es un mercadillo con paredes y techo, y con material de calidad bastante peor que la de estos. Pero hay una diferencia sustancial: mientras que en un mercadillo tienes a un montón de vendedores ganándose la vida como pueden, en el centro comercial tienes a una única multinacional que será la que se beneficie de todo aquello que se supone que llevamos años criticando y, a veces, incluso combatiendo.

Lo que plantea Toledano puede que sea un falso dilema, no lo niego. Pero no creo que haya un clasismo subyacente en ello, más bien cierta cortedad de miras. Pero plantear como contrapunto si Primark es una alternativa válida para las clases populares me parece jugar al mismo juego que pretendemos combatir con otras marcas. Y no creo que los irlandeses estén pensando en el bienestar de las masas antes que en el suyo propio, la verdad.

Un apunte más y acabo: últimamente me pregunto si estas invasiones masivas de locales comerciales, tanto Apple como Primark como cualquier otro, no serán orquestadas y con figurantes pagados para producir un impacto mediático mayor que el que tendrían con una simple inauguración al uso. El hecho de que la apertura de esta tienda haya sido noticia en prácticamente todos los medios de comunicación (y casi en los mismos términos en cada uno de ellos) me lleva a sospechar que aquí no caben las demostraciones espontáneas de adhesión.

¡Saludos!