Serpico

Serpico es una película que me tomó por sorpresa, se trata de una película policiaca/dramática con ambientación neo-noir (sí, justo como me gustan) de la cual no tenía idea. Está protagonizada por Al Pacino y dirigida por Sidney Lumet, director del cual no sé demasiado (o casi nada).

Serpico trata acerca de un policía llamado Frank Serpico que llega al cuerpo de policías listo para impartir justicia y hacer todas las cosas acorde al libro, poco a poco va actuando como policía encubierto puesto que quiere llegar a ser un detective. Frank es un buen hombre, honesto, de amigos, que sabe como ser social y tratar a una mujer, todo esto empieza a cambiar cuando Serpico va notando todas las “tracalas” de los policías encubierto para ganar más dinero, corrupción pues. Obviamente Frank decide no tomar el dinero que le corresponde, creando un ambiente de tensión entre los demás agentes puesto que saben que Serpico puede llegar a ser un soplón. Todo este asunto lleva a Frank a lentamente volverse una persona podrida y enferma por el ambiente en el que vive, poco a poco abre los ojos a medida que cierra sus esperanzas, dándose cuenta de que todos son corruptos.

La verdad no comparto totalmente la visión súper justa de Frank, me pasa igual que con el dilema de Desmond Doss en Hawksaw Ridge. Siento que toman la justicia o sus valores como blanco y negro cuando la vida real es un gris con demasiadas capas y variaciones, pero al fin y al cabo este policía sólo quería hacer bien su trabajo.

Serpico es una de esas películas con estructura que recuerda a algunas de Scorsese como Taxi Driver o Mean Streets, donde vemos la decadencia de un personaje con el cual no resulta muy fácil encariñarse. De entrada opino que Al Pacino da una de sus mejores interpretaciones y me deja claro que es muchísimo mejor actor de lo que yo creía (en especial con esta y El Padrino). Serpico es una película un poco lenta, pero muy entretenida, víctima de las limitantes técnicas que se tenían en el 73, cuando fue estrenada. Deja un mensaje acerca de la corrupción y una idea bastante real de cómo le podría ir a un policía honesto. Siento que es lamentable, pero quizá no es la mejor idea ver las cosas desde un lente ultra-idealista, un extremo no está menos ciego que el otro.

En fin… Pues nada, supongo que no amé Serpico tanto como creí que lo haría, pero sin duda es una película muy buena.

What’s this for? For bein’ an honest cop? Hmm? Or for being stupid enough to get shot in the face? You tell them that they can shove it.
-Frank Serpico.
Like what you read? Give Lara a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.