Independientes, ¿qué dice la Ley sobre el reparto de comisiones en el Congreso de Jalisco? ¿Qué hay que cambiar?

De acuerdo con la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Jalisco, en su artículo 22:

1. Todos los diputados tienen igual derecho de participación, decisión, voz, voto y gozan de las mismas facultades que les otorga la Constitución del Estado de Jalisco, además de los siguientes derechos:…

De aquí se desglosa una lista con dichos derechos, del I al XV.

Posteriormente, el mismo artículo continúa:

2. Los diputados electos de forma independiente podrán presidir una comisión o comité e integrar como vocal hasta tres comisiones.

Este segundo punto del artículo puede ser leído más como una limitación de los derechos de los diputados independientes, que como un derecho en sí mismo. Por su redacción (en negritas), no garantiza el derecho, lo deja solo como posibilidad sin establecer los mecanismos para hacerlo efectivo, además de restringirlo en la parte final.

Pasemos al artículo 24:

1. Los diputados pueden organizarse en Fracciones o Grupos Parlamentarios, a efecto de garantizar la libre expresión de las corrientes ideológicas en el Congreso del Estado.
2. Sólo puede existir una Fracción o Grupo Parlamentario por partido político con representación en el Congreso del Estado.

Por lo anterior, aunque el punto 1 afirma que los diputados pueden organizarse en fracciones, debido al punto 2, los independientes no pueden constituir por sí mismos una fracción; se crea entonces una contradicción.

Esto además ocasiona un fenómeno muy particular que crea asimetrías entre los diputados de partido y los independientes: basta un solo diputado de un partido para poder formar una fracción, pero así haya más de un independiente, estos no podrían conformar un grupo en los términos de este artículo.

El mismo artículo continúa:

3. Para efectos de esta Ley, los diputados que dejen de pertenecer a una Fracción o Grupo Parlamentario, sin integrarse a otra existente son apoyados con las mismas consideraciones que todos los legisladores, conforme a las posibilidades del Congreso del Estado, para que puedan desempeñar sus atribuciones de representación popular.

Hasta aquí no se menciona a aquellos que no tienen posibilidades de constituir una fracción, sino solo a los que abandonan la de su partido. Además, señala que aquellos que no se integren a otra existente se les tendrá consideraciones conforme a las posibilidades del Congreso, dejando en la ambigüedad cuáles son estas posibilidades.

Ahora, el artículo 38, sobre la conformación de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), dice:

2. La Junta de Coordinación Política se integra con los coordinadores de cada Fracción o Grupo Parlamentario.

Un independiente no puede conformar una fracción, por lo que por ley no tiene derecho a un espacio en la Jucopo.

Pasamos al artículo 66:

2. Todas las fracciones o grupos parlamentarios con representación en el Congreso del Estado al momento de la instalación de la legislatura, tendrán derecho al menos a una presidencia de comisión.

Nuevamente vemos que, aunque el artículo 22 brinda a los independientes la posibilidad de participar en comisiones, las reglas de asignación de los espacios establecidas en el artículo 66 no los consideran y los dejan en la indefinición.

Y continúa el mismo artículo:

6. Para remover temporal o definitivamente de las comisiones legislativas a algún diputado, se requiere lo solicite la Fracción o Grupo Parlamentario que lo propuso y que lo apruebe la Asamblea por mayoría absoluta de votos, debiéndose designar de la misma forma, inmediatamente al diputado que ocupará esa posición.

De aquí podemos deducir que un independiente, al no ser parte de ninguna fracción parlamentaria, en los términos de la ley, no puede proponer(se) miembro de alguna comisión ni solicitar su remoción, sino que se atiene a que un grupo lo proponga (le ceda un espacio).

El único artículo que considera a los independientes (art. 22) fue agregado de manera apresurada, a manera de parche, para permitir a Pedro Kumamoto formar parte de las comisiones, pero siempre previa anuencia de los grupos parlamentarios de los partidos.

Bajo el actual esquema, los independientes se mantienen subordinados a la buena voluntad de las fracciones. Mientras no se haga una reforma a los artículos anteriores o se les permita a los independientes conformar fracciones propias o grupos mixtos, se seguirá aplicando la ley con discrecionalidad y a conveniencia de los partidos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.