BICAMPEONATO MÁS QUE MERECIDO

Olimpia derrotó con autoridad 4–1 a Guaraní en el Defensores y se proclamó bicampeón paraguayo tras la igualdad de Cerro ante Santaní confirmó la llegada de la 42, un título que emociona y consolida la supremacía del rey en los campeonatos del 2018 y encima queda un objetivo más, va por la Copa Paraguay. Leé más

Olimpia cumplió con los deberes y no quiso depender de ningún otro resultado para reclamar su estrella número 42, en una noche de película, con todos los atractivos, el público eufórico en las gradas, y un equipo con hambre de gloria, que, si bien por momentos el dominio de pelota no fue como el de anteriores partidos, en el segundo tiempo fue más contundente que bohemio, es decir se apeló a la eficacia antes que al juego muy vistoso y aprovechó sus opciones para golear y cortar todo tipo de reacción del rival. Eso no significa que por instantes y pasajes, no se hayan conjugado conexiones muy técnicas y fútbol elaborado.

Y ya rápidamente, antes de los 10 minutos, el equipo mostraba su filo, atacando de centro para los costados, con Julián Benítez siendo nexo entre el centro y los delanteros, Julián arrancó recostado por el sector izquierdo en lugar de Mendieta y cumplió nada más que con el primer grito de gol, tras asistencia de Camacho, el Juli controló el balón y suavemente ante la salida de Centurión la acostó hacia su palo derecho, el partido se abría. Segundo gol de Benítez en el Clausura.

Pero el trámite se volvió muy friccionado promediando la primera etapa, el árbitro del encuentro José Méndez, cortó mucho las acciones y hasta si se quiere, todas las divididas fueron a favor del rival, que trataba de ganar terreno y que tímidamente intentaba contestar las propuestas ofensivas del Decano, intentos que tuvieron su resultado, al minuto del segundo tiempo, cuando al volver de vestuarios, Guillermo Benítez en una acción personal anotó la igualdad.

Parecía que se venía un trámite distinto donde Guaraní iba a reaccionar y a apelar a sus armas en contragolpe ya que realizó modificaciones. Pero no tardaría demasiado en decantarse las acciones a favor del franjeado, pues tras un tiro libre enviado al corazón del área aurinegra al minuto 58, sus zagueros se confiaron con la regla del fuera de juego y utilizaron el achique, no obstante, no contaban con la velocidad de Juan Patiño que partió en línea con uno de los defensores, se quedó con el balón, la bajó, acomodó y acostó al palo derecho de Centurión para gritar el segundo y decantador gol. Tercer gol de Patiño con la franja negra, el primer gol suyo en el Clausura.

Para el tercer gol las acciones sí estaban muy repartidas, Olimpia controlando el balón y Guaraní apretando la salida buscando utilizar el contragolpe, pero dejando a su vez muchos espacios que permitieron la generación de juego por parte de un mediocampo franjeado que tuvo siempre el factor sorpresa cuando se trató de manejar los tiempos de medio para adelante, solvencia total de un sector que sufrió bajas importantes en lo que fue de la rueda y para este partido pues arrancaron de titulares además de Benítez, Caballero y Quintana.

Precisamente este último sentenció el partido y las acciones a favor de Olimpia, nada más que decir cuando Huguito empalmó la pelota con una riqueza técnica fantástica y por arriba, marcar el tercero tras un despeje incompleto de Centurión luego de que Camacho haya buscado gambetearlo, Quintanita decretó el triunfo y el campeonato a los 75 minutos, definición estupenda del volante que llegó a su segundo gol en torneos locales y el tercero con Olimpia, pues había marcado ya también en Copa Paraguay.

Y al minuto 85, llegó lo último en cuanto a cuotas goleadoras, cuando no, ingresando para el último tramo, el siempre efectivo y eficiente Jorge Ortega, quedó mano a mano con el portero de Guaraní, después de algunos rebotes y despejes cortos el balón le volvió a quedar y aunque en posición no tan directa al arco, de igual manera le dio suficiente espacio para girar sobre su eje y colocar el cuarto tanto con un “globito” de zurda, sumándose con goles fundamentales y festivos, Ortega se sumó a la fiesta y marcó su noveno gol en el campeonato y Hugo Quintana fue elegido como la figura del partido, fiesta completa para un equipo que siempre buscó ser protagonista, no sólo en el partido sino en todo el campeonato, en toda la temporada.

Salud Olimpia, salud Campeón, la estrella 42 ya brilla sobre Para Uno y en el corazón de cada Olimpista del país y del mundo, no hubo necesidad de esperar nada, pues con el triunfo el Rey se volvió inalcanzable en la tabla de posiciones por Cerro Porteño y va cerrando un año magnífico en cuanto a torneos locales, y conste que aún queda la final de la Copa Paraguay del 5 de diciembre ante Guaraní nuevamente, en Pedro Juan Caballero. ¡Salud Olimpia campeón!, el más ganador de la historia del fútbol paraguayo.