Cómo enfrentar los celos y la envidia en el trabajo

Una serpiente estaba persiguiendo a una luciérnaga. Cuando estaba a punto de comérsela, ésta le dijo: «¿Puedo hacerte una pregunta?» La serpiente respondió: «En realidad nunca contesto preguntas de mis víctimas, pero por ser tú te lo voy a permitir.» Entonces, la luciérnaga preguntó: «¿Yo te he hecho algo?» «No», respondió la serpiente. «¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?», preguntó la luciérnaga. «No», volvió a responder la serpiente. «Entonces, ¿por qué me quieres comer?», inquirió el insecto. «Porque no soporto verte brillar», respondió la serpiente.

Es muy fácil caer en los celos y en la envidia en el trabajo cuando nos comparamos con otros, estamos mirando continuamente lo que hacen o lo que dejan de hacer. Es un dolor que nos consume por dentro, nos destruye y causa un estrés intenso que nos termina agotando.

En el ambiente laboral, puede que seas de las personas que envídian o de las que están siendo envidiadas.

Aquí algunos consejos que pueden ayudar a librarte de este mal, si eres de los que envidian:

  1. Arrepiéntete: La Biblia dice que el que ama, no es envidioso. Empieza por arreglar las cuentas con Dios.
  2. No te compares con los demás: Aunque tu jefe lo haga, no caigas en esa trampa. En todo caso, observa y busca aprender de los compañeros, sin envidia o celos.
  3. Realiza tu trabajo con excelencia: Es bueno esmerarse, pero sin la presión de creer de que eres inferior a los demás.
  4. Libérate de los miedos: En ocasiones la envidia esconde temores profundos, a ser rechazado, a perder el trabajo, a ser descalificado. Trabaja en ellos.
  5. Busca el bien de todos: Haz tu parte para que el trabajo sea un lugar agradable, ya que pasas muchas horas allí, esfuérzate por disfrutar de cultivar buenas relaciones.

Ahora, algunos consejos para evitar que los celosos o envidiosos arruinen tus días:

  1. Sigue creciendo: Si te envidian tu rendimiento o éxito en el trabajo es porque algo estás haciendo bien. La Biblia dice: “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo” (Eclesiastés 4:4 a RVR 1960).
  2. Respeto ante todo: Aunque tengas ganas de hacer un escándalo, o tratar mal a esa persona, continúa por el camino de la excelencia.
  3. Mantente humilde: Si algo estás haciendo bien, recuerda que todo lo que haces lo haces como para Dios.
  4. No reacciones de manera agresiva: La calma será una buena compañera. Respira, piensa en tus objetivos y recuerda tus valores.
  5. Intenta generar una relación: Mientras que esté de tu parte, procura conversar, integrar al envidioso. Si lo haz intentado varias veces, y la persona no quiere tu amistad, apreciarlo a la distancia será una buena estrategia

Muchas gracias por leer! Si te gustó puedes piscar en el ❤️, compartir en las redes o dejar 👇🏼 tu comentario! Hasta la próxima!

@omarparma