Sitios

Hay sitios de los cuales no te quieres (puedes) olvidar, hay sitios simplemente indiferentes y hay otros (la mayoría) para los cuales tu mente no encuentra razones para guardarlos. Para enfrentarlos, tu cerebro comienza a entrar en silencio y tu boca comienza a secretar más saliva. Paz y mesura. Nada nuevo. Todo parece plano y en escala de grises. Son los sitios por donde caminas diariamente sin tomar en cuenta la desesperante cifra que se forma al sumar todas las rayas del pavimento o cada uno de los puntos que dan forma a los edificios. Y es que una línea no es un punto alargado, sino millones de puntos unidos, eso es simbiosis.

Ayudarse mutuamente no es siempre solidaridad sino que naturaleza y determinismo, los sitios que no nos llaman la atención se encuentran llenos de esto, el pasto, el sol, nosotros. El frío que siente la piel en cada día no es nada más que el resultado de la cooperación entre tus células y las nubes que tapan al sol en su afán.

Todos los sitios tienen vida, todos son importantes, y es que generalizar muchas veces no es un acto soberbio, sino didáctico. Por eso que el mundo está lleno de clasificaciones y órdenes de distintos tipos, sólo para encerrar todo en un todo.

Una invitación a alterar estructuras.

¿En qué sitio estamos ahora?, ¿Qué importa?, Quizá esto no esté sucediendo.

Like what you read? Give Omar Reyes a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.