Mi poema alfabético

Anhelaba andar acariciándote, besándote bombón.

Buscandote, cree canciones cariñosas, donde despertabamos deseosos.

Estabamos eternamente enamorados, enriquecidos; en ese entonces fumabamos flores frescas, gozábamos germinándolas.

Gabriela, habilidosa habladora, habías impactado impaciente, imprudente. Impactaste jodidamente, justiciera jocosa.

Keniana linda, levitaste liviana, me manifestaste malestares, malversaste melodías, maceraste momentos.

Nalgona, nutriste numerosas narraciones ñoñas ocasionalmente olvidadas.

Observabamos paisajes peculiares, pensando poco pero pacientes.

Potente preciosa, quejándote, querías quitarte ropa, ruborizada.

Rabiosa, rompías ropa siempre sedienta.

Su temperamento tenía tintes teatrales.

Usted utilizo una violenta venganza, vencio, victoriosa.

Wow! Xenofóbica yoglaresa, yacías yoglando, zarpaste zapateando.