Por qué sí

He llegado a la conclusión de que debo escribir lo que pienso, lo que siento, por una sencilla razón: mi memoria es terrible. Siempre me traiciona. Vivo cosas y a los pocos años las olvido. Soy de una forma y a los pocos años cambio, olvidándome totalmente de quien fui. Hoy siempre puedo asumir posiciones que me contradirían tiempo atrás.

No se trata de documentar mi evolución personal de una manera narcisista sino de una forma exploratoria. Pocas veces tengo algo qué decir y siempre me contradigo. Tal vez redactándolo y meditando después lo que acabo de sentenciar, pueda llegar a alguna especie de acuerdo conmigo misma.