Necesitamos datos climáticos abiertos para accionar urgentemente

Abundan señales de advertencia que exigen cambios urgentes y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad. Desde fenómenos meteorológicos extremos hasta el aumento del nivel del mar y las graves sequías que afectan de manera desproporcionada a las comunidades vulnerables y amenazan su supervivencia; hasta la tasa de calentamiento global causada por las actividades humanas que se está acelerando al doble de la velocidad prevista y todos deben actuar. Por lo tanto, una acción climática efectiva requiere una respuesta coordinada entre las sociedades, respaldada por información compartida.

A medida que los países actúan en respuesta al cambio climático, la forma en que recopilamos, compartimos y usamos los datos será esencial para comprender los riesgos, hacer un seguimiento del progreso y permitir una acción informada. Los datos abiertos pueden ser una herramienta muy útil para permitir entender las tendencias climáticas y desarrollar soluciones hacia objetivos comunes. Un marco para compartir y publicar información sobre el clima puede fomentar la coordinación entre las agencias gubernamentales y ayudar a romper los silos organizacionales.

Sin embargo, a menudo encontramos que los datos relevantes son inexistentes, incompletos y están fragmentados entre las distintas agencias. En este sentido, la mayor parte de la atención se ha centrado en el desarrollo de directrices sólidas para mejorar la transparencia a través del Libro de Reglas de París para garantizar informes más claros y coherentes sobre el progreso y las medidas adoptadas. Igualmente importante es ayudar a los países a identificar la gama completa de datos relevantes para sus contextos climáticos nacionales y desarrollar un proceso impulsado por las partes interesadas para priorizar su recopilación y publicación. Esto puede establecer e integrar esfuerzos de producción de datos más eficientes y coordinados a la vez que garantizar una gestión transparente, inclusiva y responsable al hacerlo.

La Carta Internacional de Datos Abiertos y el Instituto de Recursos Mundiales se asociaron para consultar con expertos en clima qué tipos de datos clave deben considerarse al invertir en infraestructuras de datos abiertos y cómo pueden informar las políticas climáticas inteligentes. Sobre la base de las colaboraciones con el Center for Open Data Enterprise,

hoy presentamos una guía beta para Abrir Datos Climáticos que ofrece una visión general de la información crucial que necesitamos para responder a las necesidades climáticas.

Por ejemplo, el acceso a los datos de transporte y energía, que constituyen algunas de las fuentes más grandes de emisiones globales de CO2, permite que las comunidades, los municipios y el sector privado planifiquen iniciativas de resistencia e inviertan en planes de desarrollo con bajas emisiones de carbono; mientras que la divulgación de datos sobre financiamiento climático fortalece la rendición de cuentas y protege los fondos climáticos contra la corrupción.

Si bien la guía no contiene una lista exhaustiva de los tipos de datos climáticos para el seguimiento y la presentación de informes, pretende proporcionar un punto de partida para que las partes interesadas locales prioricen el acceso a los tipos de datos más importantes según sus contextos y fomenten una colaboración más sólida entre diversos sectores. y actores, un ingrediente fundamental en la agenda del cambio climático dada su interseccionalidad.

En asociación con el Banco Interamericano de Desarrollo y con un grupo de gobiernos líderes, incluido Chile, nuestro objetivo es realizar una prueba en el terreno para comprobar si y cómo datos clave, accesibles, oportunos e interoperables pueden utilizarse de manera tal que contribuyan a objetivos climáticos específicos y ayuden a diversos actores a realizar los cambios necesarios para la transición a una ruta baja en carbono y resistente al clima.

Únete a nosotros y comparte los datos que te gustaría ver, incluyendo comentarios en esta airtable o por correo electrónico a info@opendatacharter.org.

El documento completo en español se encuentra haciendo click aquí.