Ampliada la obligación de los contables en Alemania a inspeccionar y advertir de una sobrecarga de deuda

Hace unas semanas estaba yo viendo en Netflix una película británica nueva y casi me caigo de la silla cuando oí lo que un contador le dijo a su cliente. Dijo el,
“No me mire a mí! Yo soy el contable. Yo no doy consejos, yo sólo hago las cuentas.”
De hecho, los contables en Alemania tienen el deber de proporcionar asesoramiento. Es más, ellos también tienen una obligación a inspeccionar y avisar a sus clientes. En pocas palabras, el asesor fiscal debe prestar atención a las irregularidades o errores en la contabilidad y advertir al cliente de posibles consecuencias adversas.
Actualmente — en una sentencia de 26 de enero 2017 (IX ZR 285/14) — la Corte Suprema Federal decidió, entre otras cosas, en relación con las funciones de un contable para una GmbH que el contable está obligado
(1) debido a su nivel general de conocimiento sobre la GmbH, a comprobar la existencia de una sobrecarga de deuda de la GmbH, real o de contabilidad (Insolvenzreife = estado de casi bancarrota), y
(2) a informar a la GmbH acerca de una posible insolvencia y de la obligación de su gerente a examinar.
Obviamente, la obligación general de los contables a inspeccionar y avisar tenía que ser ampliada ahora que muchos gerentes no son capaces de reconocer todo el endeudamiento de sus propias empresas. En Alemania, los contables no solo “hacen las cuentas”, sino que también cumplen un servicio superior, en cuanto el reconocer la empresa insolvente a tiempo protege a terceras empresas o personas de daños financieros que pueden llegar a ser bastante sustanciales. Y lo que no es menos importante, el contable protege a los gerentes de la responsabilidad personal, debido a un posible retraso intencional del inicio de un procedimiento de insolvencia (Insolvenzverschleppung).

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.