Ve a por aquello que te propongas, sin miedo, sin ataduras, con valentía.

No permitas que el rechazo te defina

La derrota no es el final del camino

No, gracias

Eres perfecto, pero no es lo que estamos buscando en este momento

No eres tú, soy yo

Cualquier persona que haya vivido lo suficiente ha pasado por esto. Nos ha ocurrido a todos nosotros y siempre comienza de la misma manera. Grandes expectativas comienzan a crearse hacia un trabajo que tiene el potencial de convertirse en un empleo de ensueño, solo para que luego te quedes descartado una vez más y ni siquiera te llamen a la primera entrevista.

La historia se repite: Estas buscando inversores para poner en marcha lo que tú crees que será la última apuesta en start-ups, solo para luego verte rechazado en el acto por un inversor ángel.

Has conocido a alguien maravilloso, que te atrae muchísimo. Pero éste desaparece cobardemente tras la primera cita.

No hay razón para machacar lo obvio. Que te rechacen jode, punto. Sí, es una mierda. Toda esa energía presente en tu alma se ve de repente consumida, ves cómo en segundos entras en una espiral descendente de malestar emocional. El rechazo puede llegar conseguir lo mejor de uno.

El dolor de ser excluido es tan real que incluso puede llegar a ser físico. El dolor se traspasa y llega a nuestra psique, influyendo en nuestro estado de ánimo y cognición. El rechazo duele como si nos dieran un puñetazo en la tripa con puños americanos, sobre todo después de haberlo arriesgado todo.

“¡AARGH! ¡AARGH!” ese es el sonido de frustración después de que una derrota haya invadido nuestro cuerpo sin previo aviso. De repente nos quedamos entumecidos con pensamientos de duda hacia nosotros mismos y cualquier seguridad que nos sobraba, se ve desterrada, eliminada.

El rechazo tiene un matiz tóxico. Una vena abierta drenando el más alto contenido de vulnerabilidad. Tu ser puede llegar a sentirse tan pisoteado, que ni siquiera sabes si algún día volverás a recuperar su forma original.

Durante siglos las grandes mentes han tenido que soportar infiernos y fracasar rotundamente antes de conseguir un gran avance y llegar a grandes picos en sus carreras. ¿Su secreto? Perseveraron, se levantaron y siguieron adelante, cada uno de ellos creían en sus sueños y no se dieron por vencidos. Entonces, ¿por qué deberías tú?

Tiempos difíciles suelen ayudarle a uno a avanzar en la vida. Uno no logra nada si se queda atascado en el pasado. Respira, aguanta el trago amargo y sigue adelante amigo, pues los apegos y las lamentaciones no están destinados para el éxito. Cada vez que me he arriesgado a salir de mi zona de confort, es cuando he recibido la mayor cantidad de derrotas, entonces, ¿por qué demonios estás dispuesto a exponerte a este tipo de dolor? Orge, ¿eres masoquista? Igual sí que lo soy, pero lo cierto es que exponerse a lo que uno teme le ayuda a uno a llevarle al límite. Deja que me explique: a nadie le gusta ser rechazado, sin embargo, el proceso de ensayo y error es imprescindible para poder lograr algo. Básicamente, para poder prosperar, es necesario antes recibir unas cuantas palizas.

Foto: Jason Rosewell

No dejes que te detenga

No permitas que el rechazo dañe tu espíritu ni mucho menos rompa tus objetivos. No serás el primero ni el último ser humano que se sienta perdido, miserable o no deseado. Y mucho menos, oprimido por el sistema. Acostúmbrate.

Nadie es perfecto y de todos modos cuando uno intenta serlo, cuando uno se esfuerza por la perfección absoluta, un agujero de expectativa se crea, y una vez que no seas capaz de llenarlo, te sentirás vacío, fracasado. En su lugar, replanteate el fracaso como un logro. Pregúntate: “¿qué puedo aprender de esto?” “¿Qué he ganado?” “¿Hacia donde me dirige esto?”

Hace años, yo era malísimo en las entrevistas de trabajo. Siempre dejaba que mis nervios consiguieran lo mejor de mí, hablaba demasiado y no tenía seguridad absoluta de lo que salía de mi boca. Después de varias entrevistas desastrosas me senté y empecé a trabajar en mí y me pregunté a mi mismo: “¿Qué estás haciendo mal?” “¿Hay algo que podría mejorar?”

Y entonces, me sequé las lágrimas de decepción y me puse a trabajar al respecto, le pedí a algunos amigos que me ayudaran. Los invité a casa y llevamos a cabo entrevistas ‘falsas’.

Habiendo terminado me dijeron algo que yo no quería escuchar. Que no estaba siendo yo mismo, que estaba fingiendo ser alguien que yo no era. Si no hubiera conseguido aquellos rechazos, puede ser que nunca hubiera mejorado. Habiendo pasado un mes desde aquello logré conseguir un trabajo, después de más de un año de caza.

Foto: Leio McLaren

Resiste

La mayoría de las veces el rechazo resulta ser una excelente experiencia para crecer y aprender y, aunque al principio puede que uno no lo vea, habiendo pasado un tiempo se agradece, y mucho. Es posible que cuando el rechazo haya ocurrido, no era el mejor momento para comenzar a trabajar en aquel sitio o meterse en aquella relación sentimental. Recuerda que el mal tiempo siempre pasa e incluso cuando ese dolor de angustia en tu pecho intente interponerse en tu camino, sigue empujando hacia adelante y no mires atrás.

Tener aguante no es cosa fácil y requiere de experiencia. Para endurecer tu espíritu se requiere pasar por adversidades y tribulaciones. Es un proceso inevitable, pero altamente necesario.

Nada es peor que intentar evitar aquellas situaciones y circunstancias que poseen un alto nivel de rechazo. En su lugar, acoja, acepte el riesgo y vaya a por ello que desee, aquello que sueñe. Es probable que no lo obtenga en el primer intento y no pasa absolutamente nada si así sucede. Sigue intentándolo, todo irá a mejor, créeme, después de un tiempo no solo obtendrás aquello que estabas persiguiendo sino te volverás más fuerte y feroz en futuros proyectos y emprendimientos. Si te resulta difícil verlo ahora mismo, lo único que puedo recomendarte es que mantengas una mente positiva y optimista, pues si está destinado a ser, no cabe duda que será tuyo.

“Todo acaba bien para todo el que sabe esperar”. León Tolstói

El hecho de que hayas sido rechazado por una empresa o por alguien no significa que toda compañía o que toda persona también lo hará. Basta con pensar en todas las cosas increíbles que puedes y que tienes para ofrecer. Intenta proyectar tales cualidades al universo. Sé fiel a ti mismo y no trates de ser alguien que no eres, esa sería tu peor falta. El rechazo es el primer paso para lograr el éxito, aunque te advierto, tienes que estar listo para pelear porque la carretera podría ser inestable y en un mundo repleto de destinos imprevisibles se puede esperar cualquier cosa.

Haz lo que sea necesario, pero nunca, NUNCA retrocedas.


Este artículo es una adaptación del inglés y fue publicado originalmente el 19 de diciembre de 2017 y puede leerse aquí.

Like what you read? Give Orge Castellano a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.