“Admitid que las aguas han crecido a vuestro alrededor. Aceptad que pronto estareis calados hasta los huesos. Si pensais que vuestro tiempo es algo que valga la pena conservar, entonces lo mejor es que empeceis a nadar. En caso contrario os hundireis como una piedra, porque los tiempos están cambiando.”

Era enero de 1964 y un joven Bob Dylan publicaba la canción homónima del álbum The Times They Are A Changin . Quizá sin ser consciente de que trascendería en el tiempo. Quizá sin ser consciente de que nunca dejamos de cambiar.

Y si algo ha cambiado últimamente, ha sido nuestra forma de comunicarnos. Somos seres sociales por naturaleza. Aprendices más de lo ajeno que de lo propio. Por lo tanto es necesario no descuidar eso. Hace poco leía en el libro de Risto Mejide (#Urbrands), que nuestra marca es sobre todo aquello que se dice de nosotros, cuando no estamos delante. Es totalmente cierto. Hoy en día es mucho más importante lo que otros dicen de nosotros, que lo que nosotros decimos de nosotros mismos.

Y es preocupante lo que tendemos a descuidar el marketing social. Apenas existen empresas en el mundo que pongan a disposición de sus trabajadores una plataforma para crear contenidos digitales de calidad. No existe esa cultura.

¿Si hemos aceptado que el mejor reflejo de una ciudad son sus habitantes, porqué no tenemos esa conciencia de que la mejor imagen de una empresa son sus empleados?

Mostremos y aprovechémonos de ese valor que tenemos en nuestra empresa para potenciar nuestra imagen y nuestro valor como marca. Hagamos a través del marketing social que las personas que nos conozcan de vista deseen conocernos de tacto. Saquemos el conocimiento de nuestros trabajadores a la calle para que les de el aire. Que hablen de nosotros. Aunque sea la gente que no está interesada en el tema. Aunque sea la gente que no sabe lo que hacemos. Crezcamos como organización. Y sobre todo, hagámoslo juntos.

El momento es ahora. El altavoz y el medio es internet. Y la forma, es la aportación de contenido de calidad a la sociedad, a través del conocimiento de nuestros trabajadores. Hablemos de lo que hacemos con todo aquel que nos quiera escuchar. Lleguemos a esas personas que nos quieren escuchar, pero todavía no lo saben. Y si lo que hacemos no es bueno, o no es competitivo, incluso en ese caso, también estaremos sacando cosas positivas, o al menos no habremos perdido demasiado tiempo como para empezar a hacer las cosas bien. Somos lo que aprendemos.

Written by

Product Owner en Netex. Simplicity is the ultimate form of sophistication.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store