Alucinando

Era ella
una y otra vez
que se metía en mi cabeza
sus besos, sus dulces besos
ese sabor que recorrió
todo mi cuerpo
que llego a cada célula 
y en mis neuronas
hace que alucine
sintiendo su espalda
con la punta de mis dedos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Oscar Antolínez’s story.