Florence y la maestría en la interacción

Oscar Vega
Jan 27 · 2 min read
© Forbes

Florence es amor. Amor por la ilustración, por la animación, pero ante todo por la forma en que consigue que el usuario se sienta inmerso en su planteamiento mediante el cariño que destilan sus interacciones.

Mountains, el estudio detrás de esta pequeña joya sabe lo que hace y más aun teniendo en cuenta que su director Ken Wong tiene a sus espaldas haber liderado el diseño de Monument Valley. Por si esto no fuese suficiente, el aval de Annapurna Interxactive ya debería bastar para prestar atención a Florence por defecto.

Aun con esta más que admirable carta de presentación, Florence no sorprende por su historia, peca en su arco argumental totalmente de ser predecible y deja escapar el conseguir un producto redondo. Algo muy similar pasa con sus dos protagonistas, Florence y Krish, que no dejan de ser dos estereotipos a los que coges cariño no por su complejidad sino por todo lo que les rodea.

La historia y personajes parecen una mera excusa para poder representar todo lo que destaca alrededor, que en contraste y en conjunto, es sublime.

En los aproximadamente 40 minutos que dura la obra las formas de interactuar con la pantalla no paran de sorprender. No por las funcionalidades en si, al fin y al cabo es un móvil y el propio medio limita estas por su naturaleza, sino por que consigue enmarcar perfectamente la acción en su contexto, consiguiendo que de forma intuitiva sepamos que hacer en casi todo momento.

© Mountain Studio & Annapurna Interactive

Al terminarlo, además de la necesidad de escribir sobre lo que acababa de experimentar me producía cierta angustia el “casidel párrafo anterior. ¿Cómo es posible que pareciéndome tan increíble tuviera ese sabor agridulce?

Y es que, no es perfecto, por mucho que me gustaría que lo fuese e incluso en lo que hace con maestría tiene fallos, su estructura por capítulos, a pesar de coherente en lo narrativo, choca directamente con una continuidad intencionada en cada una de las transiciones. Por último, en algún momento esa interacción que lo hacen brillar no son tan claras como debería, fruto quizás de su propia idiosincrasia. Toda una paradoja.

Lo mejor sin duda es cómo logra trasladar a grandes rasgos lo que Steve Swink describe como kinestesia en su libro Game Feel. Consigue generar un vinculo con el usuario tan fuerte que este siente y percibe la acción que realiza como propia. Conseguir esto tal y como lo hace Mountain Studio hace que Florence sea indispensable no solo para aquellos que disfruten jugando sino para cualquier diseñador que admire un producto bien hecho.

Descargadlo y disfrutadlo, es una maravilla.

Oscar Vega

Written by

UI/UX Product Designer @Fintonic

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade