La historia de dos Santa Claus

Santa Claus suele ser constante y siempre traer regalos, pero ¿Qué tal si le llevo regalos a Santa Claus?


Como cada año nuestro árbol en la esquina de la casa amaneció rodeado de regalos: pistolas NERF, una bicicleta, un iPad, entre otras cosas, obra de un gran hombre barbón que viste de rojo, un trineo volador y un ejército de duendes en el Polo Norte.

Santa Claus — cuya verdadera identidad no revelaré en este artículo — ha sido constante en mi hogar. El 25 de Diciembre se ha convertido más en un acto de paciencia más que uno de magia, en esperar a que los regalos ya conocidos se muestren y los podamos utilizar.

Pero siendo Santa Claus tan noble y bondadoso, ¿Quién se preocupa por él? Es decir, vemos su cara en camiones y productos de Coca-Cola, pero, ¿no podríamos revivir un poco la magia navideña si por una vez invirtiéramos los papeles?

Esta Navidad me convertí en Santa Claus (uno muy flaco) y decidí robarme el poco dinero que tenía en la cartera para llevar unos regalos inesperados debajo del árbol. Unos que no eran para mí ni para mis hermanos. Eran para el verdadero Santa Claus, el que me ha dejado regalos desde hace 22 años.

Seleccionar regalos para el hombre de barbas blancas no es complicado cuando uno conoce su identidad. Le llevé algunos libros, dado que sé que las frías noches en el Polo Norte deben ser bastante solitarias.

En la madrugada esperé a que aparecieran los regalos que nos había dejado a nosotros en el árbol y en medio de ellos dejé mis regalos para él. Así pues a la mañana siguiente en medio de la excitación de mis hermanos encontraría un par de regalos que no había visto nunca, que no reconociera sus empaques de algunos salidos de su bolsa y que descubriera que, por magia navideña, esos regalos habían aparecido ahí para él, como pequeño tributo a 22 años de trabajo arduo y constante.

A Santa parecieron gustarle.

Like what you read? Give Oscar Bazaldúa a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.