Lo mejor que leí en la semana

(15 de Febrero de 2015)

Esta semana está plagada de historias de terror reales de videojuegos, Dioses de tierras prometidas que nunca llegaron y un padre de 8 extremidades.

Esta semana me costó más trabajo de lo normal escoger las 7 historias que hay en cada una de estas entradas (Un artículo recomendado por cada día), así que hay un pequeño extra para los que quieren ahondar más.

Nota: “Lo mejor que leí esta semana” puede contener notas que fueron publicadas hace meses o incluso años, dado que es lo primero que tomo al azar cuando abro mi adictivo Pocket. Así mismo puede contener notas que hagan cambiar tus ideologías y/o reforzar las mismas.

Why Game Developers Keep Getting Laid Off

Get drinks with someone who works in the video game industry and you’re bound to hear at least one story like this. In gaming, layoffs are routine.

Uno de mis mayores temores es ser despedido no por haber cometido un error, si no simplemente por un recorte de personal. Al mismo tiempo una de mis mayores ilusiones era trabajar en la industria de los videojuegos. Y digo “era” porque después de leer este artículo te darás cuenta de que si bien la industria de los videojuegos está en pleno auge, muchas empresas son totalmente inestables. Y todo es parte de una situación en la industria evidente, con altos costos de desarrollo y con años de crear un producto para apostar a que la gente lo descubra. Hay que revolucionar la forma en que se hacen los juegos para que lo que tanto amamos siga siendo sustentable.

Así mismo no dejen de checar la serie de historias reales y anónimas que se publicaron en Kotaku acompañando al artículo, mismas que narran las desventuras de algunos desarrolladores en sus estudios al ser despedidos. En especial no dejen de leer la última historia de esta entrada.


The God who Peter Molyneux forgot

Molyneux tweeted to say the Curiosity cube was nearing its end. Bryan, his memory rekindled, immediately downloaded Curiosity to his smartphone, picked a patch on the cube no-one seemed interested in, and started tapping.
An hour later, he won.

Siguiendo con el tema de los videojuegos, tenemos otra historia trágica. Peter Molyneux es un diseñador de juegos, famoso por crear el género de los God games, uno de ellos encabeza esta historia. Sin embargo si algo nos ha enseñado la historia es que Molyneux tiene un problema al hablar, prometiéndo siempre de más, emocionando a todos y al final, defraudando a su público con juegos a medio terminar. Pero este caso es quizá la gota que derramó el vaso para Molyneux.

Después de prometerle a un joven la oportunidad de ser el “Dios de Dioses” en Godus, por ser el ganador a nivel mundial de Curiosity, ahora parece que no sólo nunca tendrá su reinado, si no que además el juego nunca llegará a la tierra prometida.


The “Web Application” Myth

What we forget about is the history and why some things went belly-up. We are very quick to blame the technology stack. “Open web standards are not good enough” is the rallying cry. As we are intelligent developers who are expected to have superhuman ninja 10× skills, surely we can come up with a better framework to build web apps in, right?

Siempre que me meto a Hacker News encuentro dos cosas: Un post sobre por qué AngularJS apesta y otro sobre por qué todos deberíamos estar usando AngularJS (que incluye, probablemente, un tutorial). Hay tantos frameworks, librerías y cosas para desarrollar que muchos desarrolladores pasamos la vida saltando de uno a otro, aprendiendo esto y aquello. ¡BASTA!

En este emocional artículo, el autor llama a que dejemos de hacer las cosas sólo porque las vimos en Hacker News. Adiós a los frameworks que se usan una vez en la vida y luego desaparecen o los cambiamos rápidamente por otros porque Facebook dejó de utilizarlos. Mejor pensemos detenidamente las cosas, consideremos las necesidades de las aplicaciones que desarrollamos y escojamos el camino correcto desde ahí; y no en base a qué framework queremos aprender a usar ahora. Es más aburrido, probablemente, pero el desarrollador que le de mantenimiento te lo va a agradecer.


Why Is The Dollar Sign A Letter S?

There’s a good story behind it, but here’s a big hint: the dollar sign isn’t a dollar sign.
It’s a peso sign.

Esta nota es bastante directa y al grano. ¿De dónde salió el símbolo principal para referirse a la moneda? Resulta que, como muchas cosas, viene de nuestra flojera de escribir muchas palabras.


Street Children

Street children are no different from our children, from ourselves (how we once were), but to accept this truly, and to live with it, is hard. It undermines one of the most fundamental and commonly shared foundations of all human societies: that we care for, and protect, our children

Faccini es un autor italiano que trabajó para la UNESCO sacando a la luz historias sobre los niños de la calle. Su trabajo en este artículo es casi aterrador, no por las traumas y dificultades que viven día a día los niños de los que narra, sino por el recuento de su regreso a la vida diaria. A volver y encontrarse con la gente que como tú y como yo se queja de cosas banales después de ver cómo viven las personas que apenas pueden protegerse.

Pero este no es un reproche a nuestra vida acomodada. Es sólo una pintura fresca de lo que pasa a nuestro alrededor y todos, incluido el autor, preferimos ignorar, porque nos duele. Es una ventana para que cada quién saque sus propias conclusiones.


Netflix, Reed Hastings Survive Missteps to Join Silicon Valley’s Elite

Netflix also tends to employ older people than its peers. “We hire fully formed adults,” says Cockcroft. “We let them do five years at Google before taking them on.” A walk around the company’s offices bears this out. Engineers work in proper cubicles with high walls that are very out of fashion in the Valley, which has embraced open floor plans.

Netflix está en boca de todos. ¿Pero cómo comenzó? ¿Cómo funciona la startup en la que todos sus empleados no se asemejan a los Zuckerbergs de Silicon Valley? En este artículo de Bloomberg conocemos la cara de Netflix que no ven las millones de personas que se conectan cada noche a ver su serie favorita.

Y encima de todo, Netflix es una startup de la que todos podríamos aprender algo: Que no todos los emprendedores deben ser jóvenes aventureros que dejaron la universidad, que dos empresas pueden colaborar mutuamente aún teniendo productos competidores, que siempre hay formas de levantarse de los errores y recuperar el tiempo perdido. Porque al final, ¿en dónde van a trabajar todos los programadores de Silicon Valley cuando tengan más de 35?


Eight Arms to Hold You: The unlikely family behind Octodad

If things go particularly poorly, some may not see their loans paid back in full. But, more tragically, they will have wasted their time.

Esta es la historia de cómo se creó el juego más divertido que jugué en el 2014: Octodad. El juego te pone en el papel de un pulpo que vive como padre de familia y tiene que arreglárselas con las dificultades de aparentar ser humano. No sólo suena ridículo, es ridículo, pero también es extremadamente divertido.

Un grupo de 8 personas realizó este juego por los últimos 2 años y medio. Dedicándole su tiempo, dinero y esfuerzo para pasar de un simple juego de la universidad a uno que recaudó 4.9 millones de dólares en ventas el año pasado. Quizá no es mucho, pero lo suficiente para que nos sigan asombrando con la irreverencia y emotividad de la que muchos juegos carecen hoy en día.


Bonus

Esta semana también dediqué gran parte de mis lecturas a un blog en particular con excelentes artículos que nos llevan a entender la lógica y psicología dentro del mundo de los videojuegos. Si lo suyo es entender a fondo por qué amamos a Ellie de The Last of Us, por qué Nintendo nos puede vender nostalgia o incluso, por qué Gaben juega con nuestras mentes en cada Steam Summer Sale visiten Psychology of Games:

Like what you read? Give Oscar Bazaldúa a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.