Lo mejor que leí esta semana

Lecturas condensadas para placer inmediato. (8 de Febrero)

La realidad es que nunca dejé de leer desde que mi primer entrada de este tipo. ¿Pero sirve de algo leer si no hay nadie con quién compartir lo leído?

Por ello aquí están de vuelta, las mejores entradas (que leí) durante esta semana. Porque sólo de esta forma, recuerdo siempre lo que he leído.

Nota: “Lo mejor que leí esta semana” puede contener notas que fueron publicadas hace meses o incluso años, dado que es lo primero que tomo al azar cuando abro mi adictivo Pocket. Así mismo puede contener notas que hagan cambiar tus ideologías y/o reforzar las mismas.

On Algorithms

How do you hold an algorithm responsible?

En un mundo lleno de Big Data, AI y cómputo distribuido nuestra dependencia sobre las computadoras y, sobre todo, en los algoritmos que las gobiernan está en constante aumento. Pero ¿qué significa en nuestro futuro el delegarle a las computadoras cada vez más decisiones sobre nuestra vida? ¿Cuántas consecuencias recaen sobre nosotros, los programadores?


Life without sleep

If there were a widespread disease that similarly deprived people of a third of their conscious lives, the search for a cure would be lavishly funded.

Quién no ansia poder aprovechar más las pocas 24 horas diarias que tenemos cada día. Para poder leer más, para poder pasar más tiempo con nuestros seres queridos. En este artículo se repasan los últimos avances y descubrimientos en materia del sueño y cómo el futuro suena prometedor (aunque incierto) para ganarle la batalla al eterno cansancio.

Nota: Leer artículo me llevó a actualizar mi propia entrada sobre mi experiencia con el Modafinil.


Sparks will fly

Increasingly, the real benefit that money buys is the time, freedom and power to act creatively

¿La creatividad nos hará libres? Al revés, la libertad nos hará creativos. En este texto se nos pinta una utopía asombrosa donde podremos explorar nuestra creatividad y producir más y mejor. Pero primero hay que deshacernos de muchas preconvenciones sociales… y sobre todo, empezar desde ahora haciéndonos un tiempo para dibujar, escribir, cantar y bailar.


Playing With My Son

What happens when a 21st-century kid plays through video game history in chronological order?

Un artículo famoso de Medium sobre el experimento que todo aficionado a los videojuegos quisiera hacer con su hijo. ¿Los resultados? El equivalente a un lector experto en todo tipo de literatura en el mundo de los videojuegos, o a.k.a. el niño que juega en Xbox Live que siempre me gana en Halo.


Why We Eat Guacamole on Superbowl Sunday

It was all part of an aggressive, years-long crusade by a team at the PR firm Hill & Knowlton, whose sole mission was to put avocados on the map among everyday Americans.

El Superbowl ya quedó atrás, y lo mejor no fueron sólo los tiburones disparejos que bailaron alrededor de Katy Perry, también las 8 toneladas de aguacates que se consumieron durante él. Aquí hay no sólo datos curiosos, como el que aguacate mexicano lleva relativamente poco tiempo comercializandose en EE.UU., también la historia de cómo la “pera cocodrilo” pasó de ser totalmente ajena al estadounidense a ser un condimento indispensable.

(Y si les llamó la atención cómo los estadounidenses comían aguacates no maduros y cómo la globalización ha cambiado algo ajeno a algo para todo el mundo, no dejen pasar la lectura sobre el Great Tamale Indicident)


Life After Debt

But here we were, closing in on my sixth hour there, John calling a different bank for the third time. He walked out, looking as drained as I felt, and certainly less cordial than he’d been when we’d first met. He had my credit report in his hands…

El crédito acecha a 28 millones de mexicanos, sea en forma de 12 meses sin intereses, créditos estudiantiles o el ‘chaz-chaz’. Dejando de lado la falta de empleos o la mala economía, el mayor problema de los créditos es una población que no sabe manejar sus finanzas. En esta historia, la autora nos narra cómo en su vida los créditos se salieron totalmente de control poco a poco. Sí, todos conocemos ya de gente cercana historias así, pero lo importante no es eso, lo importante es no repetir las historias.


Web Dreams

The Web Dream is what smart kids across America — smart kids around the world — are dreaming. They might not trust in God or Family and they sure as hell don’t believe in Country; they believe in Themselves, and in the power of their cleverly customizable, infinitely scalable, robust and ubiquitous, interactive, pull-down-menu Dreams.

Conozcan a Suck, el ‘blog’ popular que traía a todos locos en la burbuja del internet de los 90's. Conozcan el ‘Web Dream’, el sueño de crear algo nuevo (y que eso te haga absurdamente millonario) con sólo tus propias manos y algo de código. Silicon Valley de la actualidad no suena tan lejos de la burbuja de antes, ¿cierto?

Esta no es una crítica, no hay malos ni buenos y tampoco creo que haya una burbuja ahora como la hubo antes. Pero siempre ha habido y siempre habrá startups estúpidas y vendedores brillantes.


Dad? Where’s Mom? I can’t find her in this videogame

Mothers in games are so often adversarial, abused or… well, deceased. You need not look far for a laundry list of ill-fated mothers: Allie in Ni No Kuni dies, Callisto in God of War dies, The Boss in Metal Gear Solid dies.

Por un lado tenemos juegos que han captado cada vez más el papel de la relación de un padre y un hijo/a para acercarnos y encariñarnos más de los personajes. No hay que ir lejos, en The Walking Dead protegí a Clementine de los horrores del mundo, el The Last Of Us me convertí en el padre de Ellie, demonios, ¡hasta en Octodad fui (duh!) un padre molusco!

Pero ¿y qué hay de mamá? Para comenzar las mujeres nunca han tenido la mejor representación en los videojuegos. Pero encima de todo, siendo la relación maternal algo a lo que casi todos hemos sido expuestos, algo tan natural y celebrado ¿Por qué no hay juegos en los que siquiera juegue un papel secundario?

Like what you read? Give Oscar Bazaldúa a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.