La barba

Hay dos tipos de hombres, bueno, hay muchos pero para efectos de esta idea hay dos: los que usan barba y los que no.

He sido de ambos equipos, pero siempre he preferido tener la cara sin vello. Cuando me he dejado la barba es por flojera de estar rasurándome todos los días, lo dejo una semana, dos, y de pronto ya tengo el vello facial de Hank Scorpio.

Siempre hay opinión, que nadie pide, sobre la apariencia personal de uno. La mayoría de las mujeres dicen que me veo mejor con barba, pero me hace sentir como vagabundo o hippie de los que le llama trabajo al hacer malabares en la esquina.

Al final, siempre me dejo la barba dos o tres meses, en tiempo acumulado, cada año. Nomás para cambiar un poco el espectro que emitimos.

Like what you read? Give Oswaldo Olivas Peña a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.