De Burgess a Kubrick, la Naranaja Mecánica.

Oswaldo Toscano
Jun 29, 2017 · 3 min read
La Naranja Mecánica de Kubrick

Cacotopía es una palabra que nace de las palabras cacofonía y utopía y fue acuñada por el autor del libro: La naranja mecánica, Anthony Burgess. La usaba para describir una sociedad dominada por un gobierno de la peor clase que mantenía gran control sobre los individuos.

Bajo la influencia de la obra de George Orwell, gran parte de la obra literaria de Burgess se concentró en crear sociedades distópicas. Sus obras dejan claras evidencias del peligro del totalitarismo en las sociedades. De hecho, creía que la lectura del libro 1984, de Orwell, era un tratamiento profiláctico en contra de los estados totalitarios. En esta obra los individuos no son más que fichas de juego en manos del gran hermano, que controla cada aspecto de sus vidas.

Escena de la película la Naranja Mecánica

La lectura de la obra orwelliana se convirtió en obsesión para Burgess. Su libro 1985, una especie de homenaje intelectual a Orwell, tiene en su primera parte varios ensayos sobre la obra de este. La segunda parte es una novela que describe una sociedad dominada por las centrales sindicales coaccionando a los demás ciudadanos. Quizás la obra más conocida de Burgess es la Naranja Mecánica, sobre todo por la película que bajo el mismo nombre, Stanley Kubrick, elevó de forma magistral a la categoría de película de culto.

Kubrick recreó para el cine la sociedad distópica creada por Burgess. Sin embargo Burgess jamás estuvo de acuerdo con la construcción narrativa de la versión para el cine. Tal es la disconformidad que sentía, que escribió The Clockwork Testament, una novela en la cual expió los fantasmas de su decepción con Hollywood. La estética de la violencia y sangre que se plasmó en la película estaba más cerca del manifiesto futurista de Tommaso Marrineti, escrito en 1902, que de la imagen que Burgess quería darle a la obra.

Basta recordar las ideas de Marrineti:

¿Qué pretenden las mujeres, los sedentarios, los inválidos, los enfermos y todos los consejeros prudentes? A su vida vacilante, ruta de lúgubres agonías […] nosotros preferimos la muerte violenta y la glorificamos como la única que es digna del hombre, animal de presa.

Se pueden encontrar analogías, por ejemplo en la escena del anciano víctima de la ultraviolencia de Alex, Pete, Georgie y Dim.

El elemento orwelliano se encuentra como actor silencioso y no aparece sino hasta media película, cuando el tratamiento «Ludovico» nos muestra al poderoso estado totalitario tratando de corregir por la fuerza la conducta de los individuos.

Lo cierto es que las distopías recreadas por los dos autores, Orwell y Burgess, sirvieron como inspiración a otros autores que dejaron fluir sus ideas por la misma senda, para recordarnos siempre los peligros de un estado totalitario.

Oswaldo Toscano

www.oswaldotoscano.com

@otoscano_ec

Recomendado:

La Naranja Mecánica, Anthony Burgess, Editorial Minotauro, 1962. 1984. La Naranja Mecánica, Stanley Kubrick,1971, 137 minutos. Cien años del futurismo, Rosalía Torrent, Universitat Jaume I. Castelló.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade