La industria de la nostalgia

Popeye. Día de la Independencia. Batman vs. Supermán. Kung Fu Panda 3. Suicide Squad. Alicia a través del espejo. Tarzán. Warcraft. El libro de la selva. La Mujer Maravilla. Buscando a Dory (¿Nemo II?). Deadpool. Tortugas Ninja 2. Transformers. Assassin’s Creed. X-Men… Bueno, estos son algunos de estrenos que se esperan en los cines para 2016. Todos los que mencioné son secuelas, personajes, remakes en diferentes formatos o incluso videojuegos llevados a la pantalla grande. Vaya, son fórmulas que ya han tenido éxito. No digo que esté mal, varias de ellas me seducen para ir a un cine y pagar mi boleto, vaya, incluso yo soy un amante de lo retro. Pero en un planeta que incrementa gradualmente su población, uno pensaría que cada nueva cabeza es una posibilidad de crear un nuevo personaje, mundo y/o historia. ¿Será que la prominente industria de la nostalgia solo encubre a un mundo donde solo hay tiempo para maquilar y no para innovar?

La canción de hoy

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ricardo Otero’s story.