Una nueva zona de confort.

La zona de confort tiene muy mala prensa.

Y es natural que así sea, ya que se ha definido como un espacio pasivo que anula el sentido del riesgo, un refugio estable para aquellos que han renunciado a tomar la iniciativa para transformar la realidad que “les toca” vivir.

La psicología y el coaching lo explican claramente, y a través de diferentes técnicas proponen a las personas romper esa neutralidad para encontrarse en la verdadera dimensión de sus sueños -si es que los sueñan- y alcanzar las metas que se propongan –si es que acaso las tuvieran-.

Pero permítanme la hipótesis de jugar en pocas palabras a reconsiderar esta visión y agregar un nuevo significado a nuestra dichosa zona de confort, para que -al menos por una vez- no la veamos tan mal.

Un significado que nos permita entenderla desde la zona del placer, con el confortable ejercicio de nuestros saberes profesionales desde un espacio conocido que lejos debe estar de la quietud y la pasividad.

Estar en confort, no significa necesariamente estar inmóvil, sino encontrar lo gratificante y productivo que puede ser hacer las cosas desde allí.

Proponer el cambio desde donde nos sentimos cómodos resulta así un desafío creativo interesante. Es sumar en lugar de romper para reconstruir. Cambiar desde la zona de confort para extender sus dominios y no para salir de ella.

En sentido opuesto, pero similar en el modo en que definimos las palabras, aparece el término “sacrificio”. Desde una visión absolutamente personal, no creo en el sacrificio para alcanzar metas. Que no se me malinterprete: creo en la pasión y la entrega.

El sacrificio implica hacer algo “a pesar de”, mientras que la pasión es energía positiva al servicio de las metas que nos proponemos. Nos sacrificamos noblemente, pero el sacrificio es el último recurso entre el fin y la nada. La pasión, en cambio, es un motor inicial que se sostiene en el impulso de la fe por alcanzar nuestras metas.

Por eso, propongo ser menos sacrificados y más apasionados. Menos quejosos y más amables. Menos incómodos y más confortables.

Para cambiar el mundo –nuestro mundo- con una sonrisa.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.