#18F

La marcha del día de hoy nos muestra la potencia que tienen los medios masivos de comunicación para desinformar a la población, hasta el punto de hacernos creer que no tenemos libertad en un país democrático. Hasta el punto de hacernos creer que si pensamos distinto, nos van a matar.

Esa libertad que tanto piden en esta marcha, es la misma que están ejerciendo en este mismo momento. Quienes piensan que no viven en un país libre, no sé si se han puesto a deliberar alguna vez las consecuencias que tendría hacer este tipo de manifestaciones bajo un gobierno de facto, como el de Videla, ese que tuvimos en nuestro país hace unos no muchos años. Definitivamente, no hubiera quedado uno en pie. Tampoco si hubieran salido a decir de él las barrabasadas que se dicen de Cristina. Y ahora cada uno vuelve a su casa tranquilo, y se da el tupé de pedir libertad. Abramos los ojos. Nada más lindo que una marcha para demostrarnos que la democracia existe, que el pensamiento se puede expresar con palabras. Pero siempre que se lo haga con sustento e información. Con pensamiento formado y no repitiendo.

Las declaraciones de todas las personas que escuché hablar que están actualmente en la marcha fueron, a mi creer, completamente inconsistentes. Empezando por el hecho de que la manifestación fue convocada por fiscales para pedir por justicia, mientras ellos son unos de los encargados de suministrarla. Pedir por justicia, cuando en realidad ya se está llevando a cabo un proceso para esclarecer la muerte del fiscal.

Nos quieren hacer creer que fue el gobierno el que mató a Nisman. ¿Matar a un fiscal que inculpaba a la presidenta en plena campaña electoral, y a sabiendas de las repercusiones que iba a tener? Creo que esa hubiera sido la maniobra política que más votos le hubiera hecho perder al kirchnerismo.

Algo que me descoloca es la frase sustraída del atentado de Charlie Hebdo, con hashtag incluido, #TodosSomosNisman. ¿Todos somos Nisman? Alguien de los que lleva esos carteles saben quién era el fiscal, a qué intereses respondía, con quién se codeaba, qué era de su vida antes de que se muera. Al que lo sabe, lo felicito. Pero me extraña esa actitud tan “patriota” de personificarse con alguien que ni siquiera se sabe de su accionar hasta los últimos meses, hasta el momento en que pasó a ser un muerto que se le atribuirá de por vida al gobierno de Cristina Fernández.

Y así estamos. Todos piden por un país más justo y culpan al peronismo de crear brechas en la sociedad. ¿Y con esta marcha qué se crea? Más brecha. Más odio. Se incrementa la brecha que viven atribuyéndole al peronismo. Quienes asisten y apoyan, se paran de un lado. Y quienes no, del otro. Me juego a decir que más del 70% de las personas que hoy se están manifestando, se manifiestan en contra del gobierno K. Todas las personas a las que entrevistaron, nombraron en el por qué de su concurrencia, al gobierno. También lo hicieron los que subieron fotos a las redes sociales. Entonces, ¿por qué el lema de no llevar banderas partidarias? Si esto es una marcha más política que de reclamo por derechos. Me parece que mucho no importa si se hace justicia por Nisman, lo que importa es no darle aval a Cristina. Si hubiera sido bajo otro lema, también hubieran marchado. La justicia que piden, es que se declare que el gobierno mató al fiscal. Ante cualquier otra resolución, no van a estar conformes, por más de que sea la verdad. Entonces, qué hipócritas son al no jugársela y marchar bajo las banderas de los ideales que se jactan todos los días de defender. (Creo que todavía no las tienen).

Lo que siempre me pregunto es si los periodistas de algunos medios, como por ejemplo TN, llegan a sus casas convencidos de lo que dicen al aire o si se sientan en el sillón a reírse de las cosas que nos hacen creer …

Paü

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.