Los besos que ahora no te doy

me los imagino,

me has arrancado el corazón

y te has ido.

Has roto tu promesa,

no te has quedado para siempre conmigo

de lo único que tuviste miedo

fue de que me hubiese ido.

Y ahora mis manos tristes añoran tu piel

y mi pecho está lacerado,

por el corazón que me has robado.

Este es el final

no de nuestro amor, de momento

sino de este mi primer y singular soneto.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.