El edificio a punto de

He sabido que un nuevo edificio será construido al lado del mío

El mío es pequeño

Cinco plantas.

Me han dicho que será un edificio de doce plantas

Que nos dará sombra para siempre

Que nos dará humedad y frío

Tapando el sol que nos llega por las mañanas.

No sé si sentir tristeza o rabia

Casi siempre son lo mismo

Dicen que no se puede detener

Que ya somos muchos

Que esto es imparable

Que subirá la plusvalía

Que aumentará la demandada

Y todas esas cosas que se dicen para ocultar lo que realmente pasa

Que en realidad te quieren joder

Que en realidad se quieren joder ellos mismos

Imagino al dueño de la constructora

Cenando junto al ejecutivo del banco y el político que firmara todos los permisos necesarios

Pienso en ellos y me pregunto

De quién recibirán ellos la sombra por las mañanas

Quien helara sus habitaciones en invierno

Quien les quitara a ellos la vista a las montañas o al mar

Pero todas mis preguntas sirven de muy poco

El edificio seguro se construirá igual

Y si no es este año será el próximo

Y si no el siguiente

Así van las cosas.

Hace unos minutos leí un bello poema sobre origami

Y de cómo esos mismos dobleces son la réplica

Volátil de nuestros propios dobleces

…..

Comienza el summertime en el otro lado de mi edificio

Es curioso

Se avecina un invierno interminable en un costado

Mientras en el otro

Será el hogar de los cambios

Como un origami

Mi vida tendrá un dobles frío

Y en la otra cara doblara el tiempo y sus muchos cambios

Quizás exista un poco de justicia

Y ese edificio a punto de

Se quede congelado en su propio y eterno invierno

Y sus potenciales habitantes

Sean más sabios que yo

Y Elijan el mar abierto o la montaña

Y su origami sea un hoja de papel

Llena de posibles dobleces

Que nunca llegan a ser una pieza terminada.

Es hora de preparar mi pequeño equipaje

Y convertirme en AVE

Un AVE de papel que nació ya doblada desde siempre para el vuelo

Y no para vivir rodeado de cajas con apariencia de hogar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.