Un segundo de tu tiempo, me hará sentir importante….
Jésica.
31

Quizás hay una tercera vía, al menos es la que intento seguir. Esa vía es la de compartir el tiempo, entendido en su sentido amplio: «compartir la vida». Encuentro un poco extraño esto de dar mi tiempo o que otra persona me de su tiempo, es como si estar atento a alguien requiera de algún tipo de sacrificio, es como si tuviera que sacar tiempo de una actividad para ponerla en otra y eso me parece un punto errado de ver las relaciones. Es como si uno fuera una serie de parcelas, independientes y un tanto desconectadas. Me parece más sano verse a uno mismo como una continuidad de muchas actividades, entre ellas el trabajo, la casa, el ocio, etc. En todas estas actividades estoy yo como actor y protagonista, pero en mi, están mis afectos, mis amores. En esta forma de pensar yo no parcelo mi tiempo en actividades inconexas, sino que comparto mi ser en todas ellas y así también comparto mis actividades con mi pareja, pues ella es parte de mi ser y yo del de ella. De esta forma ella es parte también de mi trabajo, de mi ocio y de todo lo que hago. Creo que la idea es compartir lo uno hace, todo lo que uno hace sin dejar terrenos cerrados a la pareja. Otra cosa es que uno haga cosas estando sólo. Por supuesto no voy a mi trabajo con mi compañera, tampoco sale siempre conmigo o con mis amigos, eso sería algo insano también, pero ella sabe que aún cuando no está conmigo, al mismo tiempo si lo está.

No se si se entiende lo que quiero decir.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.