¿Venture Capital y videojuegos en la misma ecuación?

Desde que tengo uso de razón he sido usuario de videojuegos. Primero de consolas, luego PC, luego consolas otra vez, smartphones… si hubiera un videojuego para el cepillo de dientes eléctrico seguro que lo probaba.

Evidentemente no es lo mismo crear una «superproducción» de vídeo para PS4 o para PC que hacer un juego para smartphone. El primer caso como algunos usuarios de Twitter me han puntualizado (gracias @explosivedinos) son carne de productoras. Con el segundo, en cambio, hay muchas opciones de que sean los Venture Capitals los que financien su desarrollo.

Desde hace 6 años trabajo buscando inversiones para un Venture Capital. Muchas ocasiones hemos tenido para invertir en estudios de videojuegos. Me atrevo a decir que el gran talento que tenemos en este sector en España tiene algo que ver.

Tampoco son pocos los Venture Capitals nacionales que han invertido en startups de este tipo, prácticamente todos han hecho sus pinitos: Nauta (Social Point de Horacio Martos y Andrés Bou), Bonsai (Akamon de Carlos Blanco y From The Bench de José David Poveda), Kibo (Omnidrone, de Gerard Fernández) o nosotros mismos junto con Faraday y Mola (Playspace de Alfonso Villar).

En Venture Capital, cuando analizas una compañía y todo lo que ves te gusta (equipo, producto/servicio, mercado…) haces un ejercicio de “bola de cristal”. Intentas meter en la bola los datos más relevantes que tienes, junto con un mix de hipótesis razonables para intentar predecir lo que va a ocurrir en los próximos 5 años. Si de la bola de cristal sale una compañía que pueda valer más de 10 veces el valor actual, lo normal sería invertir.

El negocio de los VCs es invertir en unas 20 compañías de este tipo por fondo.

El dilema es el que en el caso de los videojuegos esto no funciona.

Debido a la corta vida que tienen la gran mayoría de videojuegos, al invertir en una startup de videojuegos no estas invirtiendo en un producto/servicio, estás invirtiendo en una fábrica de productos/servicios. Esa fábrica hoy produce videojuegos tipo A, pero mañana la tendencia cambiará y producirá videojuegos tipo B, que nada tienen que ver con los A pese a que puedan ser del mismo género.

La tesis de inversión para un Venture Capital podría ser “voy a dar a este equipo X€ para que puedan lanzar y probar por lo menos 3–5 juegos y ver si alguno de ellos triunfa lo suficiente para hacer otra ronda que permita darle un gran empujón de marketing”. Pero claro hacer una apuesta a 3–5 videojuegos es bastante arriesgado, ¿cuantos competidores tendrán? ¿Es el equipo tan estrella como para vencerlos? Probablemente no sea posible responder a esas preguntas por lo que hay mucho de lotería aquí.

En mi opinión, si un Venture Capital decidiera invertir en videojuegos, lo lógico sería diversificar e invertir en varias compañías parecidas para aumentar las probabilidades de éxito.

Hay que decir que cuando se tiene éxito en este tipo de negocios, el éxito es de otro nivel. Estaríamos hablando de múltiplos más cercanos a 50x que a 10x. Ejemplos:

  • Supercell: $1,5M de revenue al día. Accel Partners invirtió $12M a $52M de valoración. Softbank compró el 51% de la compañía a una valoración de $1,5B. 28x.
  • King: $400K de revenue al día. Index y Apax invirtieron $43M probablemente a una valoración cercana a $200M. La salida a bolsa fue a una valoración de $7B. 35x.
  • Zynga: en febrero de 2013 Farmville llevaba $1B de revenue acumulado. Union Square Ventures invirtió $10M probablemente a una valoración de unos $60M, la salida a bolsa fue a una valoración de $7B. 116x.

Y esos retornos son sin contar los posibles dividendos que repartieron por el camino.

Evidentemente estas compañías son casos de super éxito donde los inversores inyectaron grandes cantidades de capital para poder construirlos.

Para casi todos los videojuegos, pero en especial para los que tienen aspectos sociales, tendrías que hacer grandes inversiones en marketing si de verdad quieres darle una oportunidad de triunfar. Debido a la viralidad, si no lo haces las posibilidades de éxito son muy bajas. Esto hace que la X sea una cantidad bastante considerable.

Por lo tanto imaginémonos que hemos identificado que X ha de ser mínimo €1M. Y que además si una compañía empieza a ir bien, el fondo debería acudir a la siguiente ronda para aprovechar su caballo ganador (como en el poker). Pongamos que acudirías con otros €5M en una ronda donde podría entrar un inversor internacional con otros €10M.

Habría dos opciones en términos de estrategia de inversión:

  • Hacer un fondo especializado en videojuegos. Si invirtiéramos en 20 compañías, con dos caballos ganadores necesitaríamos un fondo de unos €30M (€1M x 20 + €5M x 2). Por supuesto este fondo tendría que invertir en compañías de toda europa, España no es tan grande aún.
  • Un fondo generalista con un 25% de su actividad centrada en videojuegos. Supongamos que el fondo hiciese 5 inversiones en videojuegos con un caballo ganador. Serían €10M (€1M x 5 + €5M) para videojuegos y un fondo total de €40M.

En España fondos de este tamaño ha habido pocos en el pasado. En la actualidad se están gestando algunos pero me temo que ninguno va a ser especializado en videojuegos. Sinceramente, sigo pensando cuál es la estructura correcta para poder invertir en videojuegos.

¿Y porque la mayoría de los fondos españoles tienen alguna inversión en videojuegos?

En nuestro caso, Playspace es una compañía que ataca un negocio tradicional desde una perspectiva nueva. Son videojuegos de juegos tradicionales (parchís, la oca, bingo, ruleta, domino…) para entornos móviles. Estos juegos funcionan bastante bien y permiten a la compañía ir lanzando otros juegos (tradicionales o no) poco a poco. Es una compañía que no basa su estrategia en las premisas que he usado anteriormente aunque podría tener un super éxito en algún momento.

Dicho de otra manera, es una fábrica con un negocio que funciona y con además un equipo de I+D que desarrolla potenciales éxitos. Es decir, menos riesgo.

Como venture capitalists tenemos que estar cerca de los videojuegos. Es una industria más grande que la del cine, que no ha hecho más que acelerar con los smartphones. Por lo que intentamos empezar a jugar dentro del mundillo para ver, tocar y poder, porque no decirlo, aprender. Entiendo que el resto de VCs tienen un punto de vista parecido.

Por ejemplo, en este post defienden que la realidad virtual generará durante este año $5,1B!!! Y la mayoría vendrá de mobile. ¿Quien querría quedarse fuera de esto?

Me encantará ver algún día como el sector de videojuegos en España despega en términos de Venture Capital y retornos para los emprendedores pero me temo que no ocurrirá próximamente.

Otros posts:

¿Saturación del Venture Capital en España?

Dame un NDA y te diré de qué pie cojeas

Cisco y Mitsui invierten en la startup española de IoT WorldSensing