Nuestro rol individual frente a los desafíos de la sociedad

Hoy la sociedad reclama soluciones concretas, para lo cual una plataforma política ya no puede limitarse a enunciar principios ni propuestas genéricas sino que debe contener un verdadero programa de gobierno, y los ciudadanos debemos asumir el rol que nos corresponde en las circunstancias históricas que vivimos, en las cuales los partidos están en permanente reacomodamiento y carecen de capacidad para contener eficazmente los requerimientos cada vez más complejos y evolucionados de la sociedad.

Como sociedad tenemos que desarrollar nuestra capacidad de resolución de problemas y de planteo de desafíos.

No podemos esperar a que alguien lo haga por nosotros, ni de adentro ni de afuera.

Para hacer eso necesitamos coraje y sobre todo inteligencia.

La crisis del país es tan profunda que cada uno debería ser un estratega político y un estadista en potencia.

De esa manera podremos encontrar puntos de coincidencia y evitar seguir en la permanente lógica del enfrentamiento.

Tenemos que saber interpretar los verdaderos problemas que enfrentamos, saliendo de la superficialidad y la inoperancia sectoriales.

La interconexión que la tecnología nos brinda a nivel mundial hace que hoy nos sintamos parte del mismo lugar cuando vemos noticias de cualquier lugar del mundo, pero es una fantasía.

Nuestra realidad es la que vivimos acá, y las acciones que se adoptan en otros lugares para encarar problemas no necesariamente son las que requerimos nosotros y menos aún podemos creer que los efectos de nuestras decisiones van a dar los mismos resultados que si se las adoptara en otras circunstancias de tiempo y lugar.

Las teorías económicas suelen responder a las cuestiones de su ámbito sin considerar como un elemento relevante esas circunstancias, o al menos no tienen en cuenta las circunstancias de los países periféricos como los de nuestra región.

Por eso es tan importante entender que la simple estatura académica de los especialistas no debe hacer que consideremos que tienen las respuestas adecuadas para nuestros problemas.

No se trata de encerrarse y adoptar actitudes negacionistas y reivindicativas de lógicas erradas como ser las que montadas en esa inadecuación lineal entre las teorías y las diferentes realidades postulan enfrentamientos entre países centrales o imperialistas y la periferia, pero hay que asumir la diferente situación de cada uno y tomar de cada teoría lo que sea conducente a la resolución de nuestros propios problemas.

Dentro de ese marco, aceptar nuestra realidad como lo hicieron en su momento aquellos países que se consideran desarrollados y que a partir de eso lograron enfrentar sus propios desafíos y llegar a donde llegaron, es la gran tarea pendiente que tenemos como nación, y si nuestros dirigentes no logran estar a la altura de esa labor, siendo como son emergentes de la sociedad debemos nosotros, como sociedad, tomar la bandera de la idoneidad y hacer que comande nuestras acciones.

Como en tiempos de San Martín, seguimos necesitando tomar conciencia de la importancia de cada uno de nosotros como actores principales de nuestra historia común en pos de lograr la más profunda, duradera y prometedora libertad.

Buenos Aires, 30 de abril de 2017

Facebook / Twitter

email: plataformanacional17@gmail.com