El conocimiento sigue siendo relevante en el aprendizaje del siglo XXI

Aquí os presento a la Bougainvillea glabra, también conocida como Buganvilia, Flor de papel o Santa Rita. Una planta trepadora que es originaria de Brasil, y que actualmente se puede encontrar adornando setos, arcos y muros en cualquier lugar que pueda garantizar una fuente intensa de luz, y temperaturas por encima de los 20 grados centígrados. Es la más común de las especies para bonsái.

Todo esto que os cuento no tenía ni la más remota idea un segundo antes de sacar la foto. No deja de sorprenderme las posibilidades que te ofrece un móvil con conexión a Internet. Partiendo de la posibilidad de poder identificar mediante reconocimiento de imagen la propia especie gracias Google lens. Y continuando, con la cantidad ingente de información que se puede sacar sobre esta flor a través de la web, o de apps especializadas. TIenes toda la información necesaria para poder cultivar esta especie desde cero prácticamente sin conocimientos previos de botánica.

Esto me lleva al debate sobre el papel que tiene la memoria en el contexto educativo actual. Es evidente que las nuevas tecnologías cambian radicalmente el acceso a la información (al ejemplo de arriba me remito). No tiene mucho sentido una educación basada en adquirir un conocimiento enciclopédico cuando cualquier dato o procedimiento lo puedes tener instantáneamente con un clic. Pero cuidado, esto no significa que aprender conocimiento sea inútil. Al contrario sigue siendo fundamental ya que nadie puede razonar en vacio. Si queremos comparar la recién conocida Buganvilia con los geranios, por descontado que tendremos que saber que es un geranio. Cualquier razonamiento con un mínimo de profundidad requiere disponer en la memoria de conceptos previos. Por mucho que dispongas de acceso a una enciclopedia infinita no puedes estar aprendiendo que Brasil es un país ubicado en sudamerica, o el propio concepto de país, o de continente, para realizar un razonamiento que incluya la ubicación geográfica original de la Buganvilia. Estos conceptos, y muchos otros, deben estar adquiridos previamente para poder razonar con fluidez.

Así, el conocimiento sigue siendo muy relevante, lo que cambia es como lo adquirimos y como lo almacenamos en nuestra memoria. En este sentido, creo que tendríamos que observar dos cambios claves en la manera de enseñar. El primero está ligado al tipo de conocimiento que nos es útil tener en la memoria. Pasaríamos de un modelo basado en un conocimiento enciclopédico a un modelo de conocimiento relacional. El dato por si mismo reduce su importancia, y es la relación de los conceptos entre sí lo que da sentido al conocimiento.

Las nuevas generaciones creo que deberían seguir sabiendo cuáles son los rios más importantes de España con la diferencia que el objetivo no es enumerar un conjunto de propiedades sobre los mismos como si caudal, longitud, las ciudades por donde pasan o los afluentes más destacados, sino entender, por ejemplo, la importancia de los mismos desde el punto de vista de su relevancia histórica en el desarrollo demográfico y económico de las ciudades y regiones que atraviesan, y como esta influencia ha terminado impactando en la actualidad. Este nuevo modelo requiere nuevas metodologías docentes que se alejen de un aprendizaje basado en la mera repetición.

El segundo de los cambios es en cuanto a donde ponemos el foco sobre el conocimiento que tenemos que aprender. Poder consultar en cualquier momento y cualquier lugar una enciclopedia potencialmente infinita nos condiciona las prioridades sobre lo que deberiamos tener siempre en nuestra memoria. Si hemos dicho que el conocimiento cobra sentido cuando se asocia, nuestra atención tendrían que dirigirse hacia aquellos conceptos que nos aporten mejores relaciones dentro de esta red, esto es, aquellos que nos permitan establecer mayor número de relaciones, más significativas para nuestra vida, y más transversales entre áreas de conocimiento. Al final tenemos que construir un buen mapa que nos permita navegar dentro de esta enciclopedia. Un mapa vivo, eso si, que se está actualizando constantemente con nuevas relaciones que nosotros mismos podemos crear.

Esta aproximación nos lleva hacia un conocimiento más universal e integrador, alejándonos de lo excesivamente particular, y especializado. Entendiendo esto último dentro del contexto del ciclo formativo en el que te encuentres, ya que a medida que avanzas hacia niveles superiores es inevitable un mayor grado especialización. Así es más nutritivo poner el foco en la selva amazónica que en los parques de tu provincia, en la obra de Shakespeare que en autores locales pero menos relevantes, o en la Revolución Francesa que en hechos históricos con un alcance más regional.

Cuando se hace referencia al modelo educativo del siglo XXI es habitual mencionar las cuatro C: Comunicación, Pensamiento Crítico (Critical Thinking), Colaboración, Creatividad. Estas serían las cuatro competencias fundamentales que deberían vertebrar el aprendizaje de los estudiantes de este siglo. Pues bien, no creo podamos, ni debamos, dejar fuera a la primera de las C: el Conocimiento.

--

--

“We are social animals“ Aristotle - Social Business Analytics Director at @IIConocimiento #BigData #DataScience #SNA #NLP Opiniones personales

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Pablo Haya

Pablo Haya

113 Followers

“We are social animals“ Aristotle - Social Business Analytics Director at @IIConocimiento #BigData #DataScience #SNA #NLP Opiniones personales