La incongruencia de nuestras acciones

Te has preguntado, ¿por qué somos incongruentes con lo que pensamos y hacemos?¿Te ha pasado que tienes muchas metas en la vida y cuando volteas atrás te das cuenta de que no haz logrado ninguna? ¿Cuándo fue la última vez que te propusiste algo y no hiciste el más mínimo esfuerzo por lograrlo?

Aunque no existe una razón lógica para esto ya que cada persona tiene pensamientos y barreras personales distintas, la mayoría de estos topes personales se originan en la llamada “zona de confort”. Si, la zona de confort, aquella zona donde nos encontramos seguros y cómodos. Aquella zona en la cual tenemos el control total de las cosas, una zona aburrida y sin nada interesante pero que nos ahorra muchas preocupaciones. Una zona en la cual hemos ido conquistando y moldeando todo a nuestro modo con tal de no salir de ella.

Todo en nuestra zona de confort es bueno. Si tienes un jefe que te trata mal, piensas, “más vale malo por conocido que malo por conocer”. Si tienes un trabajo que odias, piensas, “si me salgo de trabajar, ¿con que voy a pagar mi nivel de vida? Si quieres poner tu propio negocio, te frenas diciéndote, “cuando tenga todo seguro, me aviento”. Todas estas barreras mentales que nos ponemos tienen el único fin de evitar imaginarnos estar fuera de nuestra zona de confort.

Pero…Te has puesto a pensar, ¿qué hay más allá de tu zona de confort? Lo inesperado, las aventuras, las oportunidades, el éxito y muchas cosas más. No suena nada mal, ¿verdad?

Con base en experiencias personales, una buena forma de salir de esta peligrosa zona es haciendo que nuestros pensamientos sean congruentes con nuestras acciones. ¿Qué quiero decir con esto? ¡Que realmente hagas lo dices!

Si dices que uno de tus sueños es ser un emprendedor pero no lo haces por qué no tienes el capital para iniciar, ¡estás en la zona de confort! Si dices que quieres ser millonario pero tu newsfeed de Facebook y de Twitter está lleno de memes del Werevertomorro, ¡estás en la zona de confort! Tus acciones no están siendo congruentes con tus metas. Así como dice aquella frase de Max DePree ,“no podemos convertirnos en lo que queremos ser, permaneciendo en lo que somos”.

Si te dijeran que mañana es el último día de tu vida ¿qué harías? ¿Tomarías las riendas o dejarías pasar de lado tus sueños? La única solución es tomar acción, y tomar acción ¡hoy! Si estás dispuesto a hacer solo lo que es fácil, te espera una vida difícil. Pero si estás dispuesto a hacer lo difícil, te esperara una vida más fácil.

Sal de tu zona de confort, la zona de confort es un espacio muy reducido donde no hay espacio para crecer. ¡Aquí nos vemos ;)!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.