El Headshot como clave de tu desarrollo

Hace poco me contactaron desde Nueva York para realizar un proyecto de retratos, estaba realmente contento, no todos los días se reciben ese tipo de llamadas; se trataba de un banco Japonés que opera en Ciudad de México. Obviamente me llamó la atención toda “la vuelta” que da un proyecto que se tiene que realizar en CDMX. La ruta usual de los proyectos es: alguien en México encuentra mi información, se pone en contacto conmigo y de ahí arranca el proceso normal de atención al cliente. Pero, cuando me dí cuenta que el contacto lo había realizado la VP de mercadotecnia desde el corporativo en NY, entendí que se trataba de una empresa que le da un enorme valor a la imagen institucional y personal de sus empleados. El proyecto era bastante sencillo: Headshots de sus 4 ejecutivos de más alto nivel en México.

Hoy, que las relaciones de negocios se hacen a distancia mediante redes sociales, es imperdonable no tener una fotografía profesional y una marca personal robusta y coherente con las metas que tenemos en la vida laboral, eso comienza por un buen headshot, pues se trata del vocero de quienes somos, y lo que queremos lograr.

Algunos pocos se detienen a pensar lo importante que es una buena foto de perfil. Recuerda que es con lo primero que se encuentran las personas en nuestro LinkedIn o Facebook. Al momento de ver nuestras imágenes, se formar una idea de nosotros y tenemos solo una oportunidad para transmitir la capacidad, profesionalismo e integridad que tenemos. Es una oportunidad que está ligada más a la foto que presentamos, que al texto que la acompaña; ¿Cuántas personas llegan al final de tu perfil y descubren que tienes dos maestrías, 18 diplomados y 3 premios en negocios? seguramente pocas, ¿Cuántas personas ven tu headshot? Todas.

¿Mi headshot refleja quien soy? ¿Mi headshot dice a dónde quiero y puedo llegar? ¿Esa foto de perfil puede acercarme al trabajo que siempre he querido?

Navega un poco en LinkedIn para que veas cuantas personas desaprovechan esa oportunidad: CEO’s sin headshot, ejecutivos que ponen una foto de sus vacaciones en traje de baño, emprendedores que tienen una foto con cerveza en la mano… por desgracia hay muchos casos así o peores. Seguramente habrán perdido oportunidades por no presentar una foto profesional. Nadie contrataría a una persona que llega a la entrevista de trabajo oliendo a cerveza o con un CV con faltas de ortografía.

¿Qué te detiene a mejorar tus posibilidades de éxito con un nuevo headshot? Nada, solo entra en contacto conmigo y trabajemos en ello.