La nueva vida impuesta de los impuntuales.

Entran tarde a la sala de espera, solo para sellar su sentencia. Avientan gente, corren desesperadamente pensando ingenuamente que el avión estará esperándolos.

Cuando llegan a la puerta de salida y ven que ya no hay nadie, lo único que les queda es ponerse a berrear, intentar hablar con alguien para ver si pueden cambiar el vuelo o conseguir un descuento en el próximo boleto, pero es inútil.

No pueden salir. Así es como todas las tiendas de los aeropuertos funcionan por la gente que los deja el avión.

Días después los verás trabajando en subway o starbucks, poco a poco reconstruyendo su vida, luego empezarán a convertir maletas en muebles y así 10 maletas de rueditas se convierten en una cama king size bastante decente.

Empezará a salir con alguien, al principio serán relaciones fugaces, no más de 3 horas, pero poco a poco empezará a buscar a alguien mas estable, alguien que por ejemplo, sea impuntual.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated El Pájaro’s story.