I. Perdón

Luces de aurora abandonan mi cuerpo. La tierra beige devora mi sangre y los matorrales chaparros la beben. No tan lejos, las casas murmuran otras tragedias: un bebé incinerado apareció en un hoyo, el hijo de un comerciante en una cajuela y la mujer de un narco en un contenedor de basura. Pero a mí me dejaron aquí donde no hay agujeros, ni canales, ni acequias. Mi cuerpo será encontrado a la intemperie. Qué tristes se desparraman mis lonjas y mis tetas. Yo los perdono por no estar cubierta. No los maldigo mientras alguien me encuentre pronto y que ningún perro me desgarre, que ninguna alimaña me muerda. Mañana en las casas, mi historia.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.